2017 El año del Parque Metropolitano Albarregas

Este título es un sueño,  pero  hay que soñar porque como dice Ramón Blanco, el alpinista venezolano, a veces lo sueños se cumplen.

Mérida destaca entre las ciudades más hermosas de Venezuela por su cuidada estética urbanística y en convivencia con la naturaleza. A pesar de ello, la lista de parques naturales se han dejado en el olvido como espacios recreativos que se encuentren en permanente cuidado, sean seguros y le permita a los merideños un lugar en la ciudad para disfrutar del fin de semana, montar bicicleta, planificar una caminata con los niños y las mascotas, un lugar amplio y libre para el reencuentro que inunde una atmósfera verde y autosustentable, donde leer,  hacer un picnic o escuchar un concierto sean algo común. Salvo el Jardín Botánico de Mérida (que forma parte del Parque Metropolitano Albarregas)  los ciudadanos hemos cedido los espacios a la oscuridad, la delincuencia  y la basura.   

Por eso  muchos merideños, incluyendo la naciente Fundación Amigos del Parque  Metropolitano Albarregas,   soñamos con este espacio recuperado y mantenido para la ciudad y sus habitantes.  Para el próximo  2.017,  esperamos  entre las muchas  metas,  que sea abierto el Instituto Municipal Parque Metropolitano Albarregas, creado a través de la ordenanza  de zonificación del 24 de mayo del año 2.000   Este instituto esta bajo la tutela de la Alcadía de Libertador de Mérida,  y hemos solicitado  de manera formal al Alcalde Carlos García  su apertura. Así mismo  esperamos seguir contando con la participación ciudadana en las jornadas  de limpieza y actividades deportivas, culturales y recreativas  que se tienen planificadas dentro del parque.

Soñamos ademas con la intervención de Inparques, organismo ambiental  competente  en la permanente acción  sobre la depredación e invasiones  en este bosque urbano,  solicitud que también hemos realizado  formalmente a ese organismo.   

La clave está en la suma de voluntades,  participación y acción ciudadana  junto a los  organismos  gubernamentales ejerciendo su labor  de vigilancia, mantenimiento  y control.

En reciente publicación del diario El Nacional,  el  psiquiatra Luis Madrid, recomendaba en estos tiempos de crisis  no aislarse,  crear espacios de relajación y esperanza,  huir del estrés, de la gente toxica y pesimista, practicar deporte sobre todo en las mañanas,  no abusar de medicamentos y  no consumir alcohol ni drogas.  Los parques son necesarios  para mantenernos sanos mental  y físicamente,  el pulmón vegetal que representa el bosque del río Albarregas es fundamental  para   nuestro agradable clima merideño. De manera que sobran razones para que  las mas de 400 hectáreas  que aun quedan  intactas del  Parque  Metropolitano Albarregas,  sea ese espacio donde podamos drenar  el estrés cotidiano,  sin tener  que hacer  nada mas complicado que  tomar  el transporte publico de la ciudad o estacionar  nuestro vehículo  en un estacionamiento cercano.   

Como soñar es  fácil,  y los sueños posibles, porque lo demostramos en el segundo semestre del 2016,  que juntos si podemos,  el llamado es a las autoridades a  seguir apoyando esta iniciativa ciudadana, a los empresarios con su aporte a través de la responsabilidad social empresarial,  a los merideños dentro y fuera del país…  porque en el 2017  y mas que nunca,  también “VAMOS AL PARQUE”.   

Danitza Suárez