Alcalde Carlos García debe rectificar ante írrita organización administrativa del Ayuntamiento

En Gaceta Oficial Municipal, del 09 de diciembre de 2015, el alcalde del municipio Libertador del estado Bolivariano de Mérida, Carlos García, decretó la reforma total del decreto Nº 62 de fecha 17 de julio de 2003, donde crea unidades y/o dependencias dentro del organigrama del Ayuntamiento merideño, “esta acción es írrita, está al margen de la Ley y, en consecuencia, tal como lo comuniqué en el seno del Concejo Municipal, debemos devolverle la legalidad a las acciones, que inconsultas, efectuó el burgomaestre”.

La información fue emitida por el concejal (AD) Alcides Monsalve, quien precisó con claridad que la normativa vigente en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, publicada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 6015 Extraordinario, de fecha 28 de diciembre de 2010 es clara y señala en su artículo 76: “La administración pública municipal se regirá por los principios establecidos en la Constitución de la República y en las leyes respectivas. Cada Municipio mediante ordenanza, desarrollará esos principios para la organización y funcionamiento de los órganos del nivel local, central, descentralizado o desconcentrado, con el fin de alcanzar mayores niveles de desempeño, atención y participación de los ciudadanos y ciudadanas en la gestión, racionalidad de costos y continuidad en el ejercicio de la función pública. Los órganos que la componen colaborarán entre sí para el cumplimiento de los fines del Municipio”. Así mismo, dentro de las atribuciones del Alcalde, especificadas en la Ley antes mencionada, artículo 88, numerales 2, 3 y 20 lo motivan al hecho por la vía de la Ordenanza.

En ese sentido, siguió expresando Monsalve, no es por la vía del Decreto tal como lo señalaba la Ley antes de ser modificada, sino por la vía de una Ordenanza que se efectúan las modificaciones y transformaciones necesarias por la administración para la eficiencia de la función pública municipal en cumplimiento del deber ser, “debe la Cámara Municipal, por tanto, conocer, legislar y aprobar la Ordenanza que coadyuve a la organización administrativa de la Alcaldía y, por tanto, tomar las consideraciones del caso en materia presupuestaria, del manejo del Recurso Humano, entre otras variables que intervienen; sin embargo, todos estos pasos fueron evitados por el alcalde García Odón”.

La mayoría de los concejales posponen discusión del tema “POR DESCONOCIMIENTO”

Ante la gravedad del asunto, Monsalve, indicó que “llevé la materia a discusión de la Cámara Municipal donde, los concejales por mayoría decidieron posponer la discusión planteada buscando argumentos que podrían hacer ver cómplices a los integrantes de la cámara municipal tratando de hacer caso omiso al hecho ilegal que se vive dentro del Ayuntamiento merideño. Esto significó que solicitara la comparecencia del Director General de la Alcaldía del municipio Libertador, del Gerente de Personal y de Recursos Humanos además del Síndico Procurador para conocer los cambios y, cuanto, antes enmendar este problema que atañe lo financiero, presupuestario, personal, administrativo y que pudiera viciar de nulidad las decisiones que se viene efectuando en el marco de esta ilegal reingeniería elaborada por el ejecutivo municipal. Insto a la mayoría de los concejales a no tomar otros caminos a los cuales me opondré por razones de normativa, conciencia y principios en clara representación de mis electores”, dijo Monsalve.

Finalmente dijo, con claridad, “ser integrante de la Mesa de la Unidad Democrática, no significa avalar delitos ni colocarse al margen de la Ley. Se trata de ser diferentes y el cambio pasa por ser transparente, cumplir las normas, estar al lado de quienes más lo necesitan, comprender a los trabajadores, luchar por la ciudad y sus ciudadanos, en cara a ello hago esta denuncia”.

Prensa AMC