A media semana: Colectivos y radicales pierden la “guerra interna”

Por: Alex Vallenilla…

La crisis de consumo de drogas en Estados Unidos es una de las tantas causas de la acción que desde ese país se aplica en Venezuela para hacer que el régimen de Nicolás Maduro y el resto del PSUV terminen cediendo el poder.

El año pasado en ese país murieron 73 mil personas por sobre dosis. La moda de los consumidores es el fentanilo, el cual se produce en China y entra a California por México. Un kilo de fentanilo cuesta unos 450 mil dólares.

El fentanilo al mezclarse con la cocaína, hace que los efectos sean entre cinco y diez veces más. Pero unos miligramos más de fentanilo, causa sobredosis y la consecuente ola de muertos que ocurre en ese país.

El contrabando de gasolina desde Venezuela a Colombia ayuda a que la producción de cocaína en el municipio Catatumbo del vecino país, sea enorme. El contrabando de cocaína ha crecido en gigantescas proporciones desde que el chavismo/madurismo controla a Venezuela.

Entre los norteamericanos y rusos ha habido acuerdos para poner fin a todo eso. Maduro lo intentó cuando propuso que la gasolina en Venezuela debía pagarse a tasa internacional, los rusos tomarían el control de Amuay para producir combustible, al tener precio internacional el contrabando a Colombia caería y consigo la producción elevada de cocaína.

Pero a Maduro le hicieron explotar un “drone” en un mitin en la avenida Bolívar, desde entonces abandonó la idea, tras el atentado, el cual fue una advertencia del sector que controla la operación y que es la que los norteamericanos piden que sea acabada.

Los rusos tienen esa cuenta pendiente, tomar Amuay tenía el propósito de cobrarse la deuda vencida con el préstamo por Citgo como garantía y que los norteamericanos no permitieron ejecutar por razones de seguridad.

El sector radical del régimen involucrado en ese asunto, cada día está más cercado. Vladimir Padrino, ministro de la Defensa y hombre de Moscú, ha anunciado el siguiente paso, enfrentar a las bandas de mercenarios “colectivos”, los cuales ya están en desbandada luego que la Asamblea Nacional (AN) los declarara agrupaciones terroristas.

El sólo hecho de que en el mundo los “colectivos” sean catalogados como terroristas, hará que Interpol solicite a los miembros identificados de esas agrupaciones armadas, que podrían ser detenidos en cualquier país.

Los “colectivos” armados, han estado al servicio y mando del sector radical que hoy no tiene acuerdos ni son parte de las negociaciones que en el mundo se hacen para sacar a Venezuela de la crisis que sufre, por estar involucrados en las operaciones de narcotráfico.

Se impone el acuerdo

En el acuerdo EEUU-Rusia, se maneja finalizar la situación de Venezuela con elecciones. Hasta ahora el sector radical del chavismo, que no forma parte de estas negociaciones no ha logrado boicotear el nuevo pacto, aunque lo intentaron con el sabotaje de la red eléctrica, esperando un estallido social que echara por tierra lo que será inevitable. Fracasaron.

El robo de medicamentos

La Cruz Roja estará ingresando a Venezuela medicamentos como parte del acuerdo EEUU-Rusia. Sin politización, sin sesgo, de manera imparcial y con fines humanitarios. El problema que hay es la red de distribución, las redes de robo de medicamentos siguen intactas en los entes, hospitales y ambulatorios públicos, sin excepción.

La ayuda humanitaria que desde la OMS, la UNICEF y otras ONG ha estado recibiendo el régimen de Maduro desde hace un año, se pierde en los hospitales. En los nosocomios del país abundan buhoneros que revenden medicamentos, personal de los centros sanitarios, sobre todo directivos, de manera descarada ofrecen a precios internacionales, medicinas que se reciben para fines humanitarios, no hay control en esto, ni colores, ni partidos políticos, sucede en todo el país.

Locos

La crisis que hay en las principales universidades del país, ha estado transformando al sistema educativo superior de Venezuela. Hay

Economía ultra cruda

Entre los efectos de la aplicación del encaje legal por parte del régimen de Maduro, en los bancos venezolanos casi no se logra conseguir dinero prestado, un pequeño comerciante reportó que para obtener un crédito, le dieron u plazo de 90 días para pagar y le cobraron 30% de comisión flat.

Empresas Polar

En algunos automercados se ha visto como la Harina Pan se comienza a acumular en los anaqueles. Por supuesto que la razón es el precio, luego que Maduro ha liberado el precio de los rubros básicos, ha permitido el uso del dólar como moneda de intercambio, ha liberado a las empresas para importar materias primas, los precios son enormes. Llama la atención que un kilo de harina en Venezuela cuesta Bs 5.480 y una fabricada en Colombia cuesta 2.000 pesos, que significa al menos unos Bs 2.500. Menos mal que Mendoza y Maduro son “enemigos”, cómo sería si fueran amigos.

Se acaba el Trolebús

En Mérida se pierde poco a poco el sistema de transporte público estatal. El Trolebús se queda sin autobuses y no hay manera de reponerlos, menos en la crisis actual, el régimen de Maduro no tiene apoyo financiero de China para traer nuevas unidades, para fabricar en la planta que instalaron en Venezuela y tampoco tiene recursos suficientes para los repuestos. Ahora con las sanciones, la situación es peor. @alexvallenilla

Twitter: @alexvallenilla