A media semana: La carta de las sanciones petroleras

Por:Alex Vallenilla….

El próximo 6 de noviembre son las elecciones del Congreso de los Estados Unidos. A menos de dos meses de ese evento no habrá sobresaltos en el desempeño político extranjero, salvo presiones y discursos que remarcan lo que ya se ha dicho y reiterado. Las expectativas forjadas en redes sociales sobre la reunión que convocó EEUU en el Consejo de Seguridad, bajo el esquema “Fórmula Arria”, el mismo lunes se desinflaban, puesto que lo que promovieron por las redes sociales, como siempre, fue la falsedad que allí se iba a debatir una supuesta intervención militar a Venezuela y que se realizaría una especie de votación para tal fin, en desconocimiento pleno de la mencionada fórmula, se trata de reuniones informales, evento que aprovecharon factores políticos para promover su imagen, más que la grave situación que sufre la generalidad del pueblo venezolano.

Lo cierto es que las elecciones del Congreso de Estados Unidos obligarán a muchos a mantener el foco en ello, en todos los sectores y bandos enfrentados en el país y es que una victoria de los republicanos tendría consecuencias para Venezuela. El presidente Donald Trump con una mayoría estaría más cómodo para seguir presionando a este país, sobre todo en un tema que es crucial y que es clave, imponer sanciones petroleras para presionar a todo el régimen y al sector 4F.

Pero si ganan los demócratas, la historia podría ser otra, Trump perdería el foco que tiene en Latinoamérica, y se volcaría a resolver la situación interna e que quedaría. El presidente norteamericano se ha atrevido asegurar de manera pública que si los demócratas ganan esas elecciones, habrá violencia en ese país sin determinar de qué magnitud. Lo cierto es que si ganan los demócratas estos buscarán el “impeachment” y de no tener posibilidades de lograrlo, al menos harían que Trump tenga dificultades para repetir el mandato en las elecciones de 2020. Si Trump no logra controlar el Congreso, las posibilidades de una intervención militar extranjera en Venezuela, se alejan más aún de lo que ya están, puesto que Latinoamérica no quiere esa salida.

En lo interno del régimen la guerra es intensa, surgen versiones que dejan saber ex militares que tuvieron cargos en el chavismo/madurismo y ahora colaboran como testigos en Estados Unidos, que hay tensiones entre la DGCIM y el Sebin, cuerpos que responden a cada facción enfrentada. Los dos bandos enfrentados y cuya situación se ha vuelto agria desde el evento del “drone”, buscan posicionarse para lograr salvoconductos los de un lado y/o una posición de fuerza para negociar de manera directa, los del otro. El sector más complicado y es el que EEUU reclama son los del 4F, el grupo que controla la extracción de gasolina y que no permite que Nicolás implemente los precios internacionales en todo el país como lo había anunciado antes. Este sector resulta muy incómodo para los intereses de los rusos también, estos en su avance en materia petrolera en el país, quieren para sí la refinación de gasolina, pero que el venezolano tendrá que pagar a precio que es, es parte del acuerdo de Helsinki, en que existe un pacto en el reparto del botín petrolero. Nicolás y Padrino han fallado, podrían decepcionar a sus protectores por no actuar como es debido, puesto que los 4F no han dejado implementar el precio de la gasolina en todo el país como debió hacerlo Nicolás, además tampoco han permitido la liberación total del dólar, con lo que se supone habría menos presión en la crisis económica.

La información que filtró un funcionario del Departamento de Estado al New York Time, tuvo el objetivo de golpear a Trump, además ha permitido confirmar que las diferencias internas están cada día más claras, Nicolás mantiene presos a más de 300 militares chavistas, acusados de conspirar, tienen presos también a varios personeros del PSUV por el caso del drone, la detención de Requesens tuvo el objetivo de tapar la realidad, puesto que uno de los bandos tiene interés de seguir mostrando al chavismo/madurismo como uno solo. Sobre la intervención militar extranjera, mucho se sigue especulando al respecto, el gabinete de Trump mantiene la retórica de “todas las opciones están sobre la mesa”, sin embargo las sanciones petroleras, de aplicarse luego de noviembre pondría en graves dificultades a todo el régimen por los efectos de cortar el suministro de gasolina prácticamente en su totalidad, lo que generaría más caos interno y más huida de venezolanos, así está concebido, de allí que los países del Grupo de Lima hayan acordado seguir recibiendo a venezolanos que salen con pasaportes vencidos, garantizar empleos y escolaridad para niños y adolescentes.vallenillaalex..@alexvallenilla