Al Filo de La Verdad: Cuna de lobos

Por: Giovanni Cegarra…

El Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (IAHULA), otrora considerado como uno de los mejores del país, para no decir que único, no solo adolece de la crisis que implica no tener en existencia material e insumos quirúrgicos, medicamentos, personal médico, etc., sino también acusa la falta de compromiso, responsabilidad, mística al trabajo, por parte de quienes están a su servicio, entiéndase personal secretarial, enfermero, camareras, de limpieza y demás, a lo que se suma, el tupé que se dan algunos empleados que hacen lo que les viene en gana, amparados por el  Sindicato que les agrupa.

A mis oídos llegan, casi a diario, comentarios de la situación interna que reina en el IAHULA con el personal que allí labora, que prácticamente lo hacen en una especie de cuna de lobos, donde algunos se caen a dentelladas, por decirlo en sentido figurado, dándoselas de gran cacao, para no cumplir a cabalidad con sus respectivas funciones y más, los que se creen dioses intocables porque son sindicaleros.

“Sin querer queriendo”, como Santo Tomás de Aquino, ver para creer, pude comprobar que en nuestro y que Primer Centro Médico Asistencial, impera la indolencia, ineficacia, vagancia laboral, algunos, entre ellos, secretarias, camareras, uno que otro médico titular o residente, se creen tienen “a Dios agarrado por la barba”, con ínfulas de un poder del que no gozan, hacen y deshacen, ante la mirada indiferente de quien (es) cumplen funciones directrices en el Hospital, casi que mandan más que ellos y los perjudicados son los pacientes y familiares, quienes madrugan en procura de lograr consulta médica, que de paso, con esto de las fallas de transporte público y escasez de la gasolina, están suspendidas hasta nuevo aviso, algo por demás incomprensible e ilógico, si a excusas vamos.

Para no entrar en más detalles, el IAHULA es toda una cuna de lobos, buenos y malos conviven y comparten labores en una institución médico asistencial que de verdad, en estos momentos, lo menos que tiene es eso y no me vengan con el cuento, de que todo ello, es por la crisis socio económica política que hunde al país, ya que esta situación no es de ahora sino de tiempo atrás.