Al Filo de La Verdad: Mérida: Ciudad Mono

Calle arriba y abajo, en cualquier cola, intentando abordar el Trolebús, el Trolcable cuando funciona, una de las “perreras” del transporte público que funcionan en esta Mérida de hoy día, observando el comportamiento de algunos lugareños, que comen y tiran todo, como sí nada, a lo que se suma a los irresponsables que botan sus desechos residenciales comerciales a su antojo, en cualquier sitio, llego a la firme convicción que vivo y convivo, no en una urbe turística sino en una Ciudad Mono.

Si alguno se ofende, mi disculpa, es la cruel verdad y realidad, que observamos a diario. El mono es una especie animal cuadrumanos que se semeja en su comportamiento al ser humano, cuando come, ya que todo lo echa al piso y así lo hacen muchos citadinos propios o extraños, en todos lados, sin miramiento alguno, poco les importa, caminando o desde sus vehículos, donde tiran sus desechos particulares, conchas de cambur, servilletas, envolturas de cualquier confite, vasos desechables, bolsas de basura, etc. por lo que no hay duda en afirmar, vivimos en Mérida: Ciudad Mono.

Sin querer justificar con esto, lo de la basura acumulada en toda Mérida, por razones que ya cansa describirlo y escribirlo, duele recordar que otrora se le consideró “La Ciudad más limpia de Venezuela”, hoy por hoy, es toda una comunidad cuyo atractivo, es observar y convivir con la basura y zamuros, ver como el transeúnte y conductor, tiran como los monos, sus desperdicios personales, felices y contentos, cuando uno se atreve a reclamarles te responden “pero si por todos lados hay basura”, vaya insensatez, decían mis padres “como viven en la casa se compartan en la calle”.

Ni modo, en la actual temporada alta de turismo, ante la ineficacia de las Autoridades Municipales Gubernamentales, irresponsabilidad e inconsciencia ciudadana, los visitantes, viajeros, turistas, junto a los habitantes de esta urbe andina venezolana, verán ante sí, la imagen deprimente de toda una Ciudad Mono y punto.