Al Filo de La Verdad: Pesadilla

Por: Giovanni Cegarra…

Los merideños, la comunidad en general, los regulares turistas que nos han visitado en la atípica temporada turística que llega a su fin, viven y conviven toda una verdadera pesadilla en cuanto a lo que se supone debe ser la eficaz prestación de los servicios básicos como lo son, la energía eléctrica, el agua potable, internet, servicio bancarios, transporte público, la recolección de la basura, por citar los más elementales.

De verdad que, hoy por hoy, en esta Mérida vivimos una diaria pesadilla que raya en la paciencia de todos por igual y quienes nos visitan a diario o por días, toda vez que los intempestivos cortes del servicio de agua potable y energía eléctrica, a cualquier hora del día y de la noche, saca al más pacífico de sus casillas y si se acerca a una entidad bancaria en busca de sus churupitos, si usa un cajero automático, vaya rabieta nos pegamos y lo de las fallas de la red internet, robo de medidores de agua, del cableado de CANTV, cableras de TV, mejor no sigo.

Que podemos decir de ir a una oficina dependiente del gobierno o de la Alcaldía del Municipio Libertador o de alguna Institución u Organismo Público, uno que otro funcionario (a) le atiende respetuoso, hay otros que ni te paran porque o están desayunando o están en el informe diario de chismorreo o se están pintando las uñas, etc., aclaro no son todos (as) y ni hablemos de ir a un Hotel, Posada, Restaurante, Fuente de Soda, local comercial, ni los buenos días dan, el recibimiento sin generalizar es, “que quiere” y de vaina.

Lo del servicio del transporte público ufff, los buseteros creen llevan a bordo animales, conducen como si cargasen el diablo por dentro, al ver en una parada, estudiantes y ancianos, pasan de largo, no les reclame Ud. porque “la jarta es de padre y señor mío” aparte de lo groseros que son algunos cuando les dice “parada” porque como llevan la radio a todo volumen, no escuchan y con lo de la recolección de la basura, tal parece que verla tirada por todos lados, ante la indolencia oficial municipal ciudadana, es un todo un nuevo atractivo turístico.

Así están las cosas, en esta ciudad a cuyos epónimos “La Ciudad de Los Caballeros”, “La Ciudad Turística, Estudiantil, Universitaria por Excelencia”, no le hacen el honor pero es la realidad que se vive a diario en Mérida, además a tener que calarse, ahora, a cada rato, la suspensión de la luz y agua potable, dormir y amanecer sin tales servicios, si que nadie se digne dar una respuesta valedera de lo que pasa.

Toda una pesadilla en una ciudad, donde el respeto y lo ciudadano, han tirado algunos al piso y “duela a quien le duela” aquí parece no hay gobierno que valga, algunos han perdido sus valores ciudadanos y punto en boca.