Alianza entre el Ejecutivo regional y la ULA potenciará producción de cacao

Capacitación, asistencia técnica, transferencia de conocimientos y nuevas tecnologías, aunado a un esquema de asociatividad, beneficiará a pequeños y medianos productores

La sede del Instituto Merideño de Desarrollo Rural (Imderural), ente adscrito a la Gobernación del estado Mérida, fue el escenario donde la mañana de este miércoles se dieron cita autoridades de la institución, profesores e investigadores de la Universidad de Los Andes (ULA) y productores de cacao procedentes del Sur del Lago para establecer alianzas y unificar esfuerzos que permitan potenciar la producción de este rubro.

El presidente de Imderural, Rafael Araque, calificó como muy importante este encuentro, iniciándose la agenda de trabajo con el rescate de un centro de beneficio de cacao en el municipio Caracciolo Parra y Olmedo; la organización de los productores y la elaboración de una resolución o decreto para la protección, como patrimonio del estado, del cacao criollo merideño, conocido como cacao porcelana.

Aráque precisó que se proponen establecer líneas de financiamiento, asistencia técnica y extensión para la productividad del cacao, y desarrollar todo un esquema de asociatividad entre productores, universidad, agroindustria e Imderural.

Por su parte, el director general de Cultura y Extensión de la ULA, Juan Carlos Rivero, señaló que están dispuestos a fortalecer toda la cadena de valor del cacao, tanto en la producción como transformación, calidad organoléptica, calidad sensorial del producto, inocuidad y calidad, diseño y empacado del producto, promoción y mercadeo, además de certificación para las denominaciones de orígenes y asesoría jurídica.

 El investigador de la ULA, José Rojas López, manifestó que se encuentran preparados para suministrar todo el apoyo que requieren los productores para un manejo agronómico adecuado y un mejor control de plagas como la moniglia.

 Apoyo

Adelis Villarreal, productor de cacao de Santa Elena de Arenales y miembro de Aprocao, advirtió que, si bien es cierto que los precios internacionales que ha alcanzado este rubro constituyen un aliciente, no cuentan con las condiciones indicadas para el manejo del cultivo, principalmente por la falta de insumos agrícolas y capacitación para el combate de la enfermedad causada por el hongo conocido como moniglia, que afecta la plantación y genera una pérdida del 50 al 60% de la cosecha.

Resaltó que el cacao es un cultivo que por su condición natural requiere sombra, por ello necesita la asociación de plantas, lo que permite desarrollar una agricultura sostenible junto con árboles maderables o frutales.

De igual forma, mostró su satisfacción por esta alianza y aspira a que les brinde la necesaria capacitación porque cree que es el momento, por la misma situación país, para desarrollar iniciativas que permitan impulsar este cultivo. Prensa OCI /Gráficas: Imderural