Aricagua de júbilo ante la celebración de su Patrono

Llenos de fe en el Señor, y un ambiente festivo con música, pólvora y las buenas costumbres religiosas, el pueblo de Aricagua celebró este 06 de agosto su fiesta Patronal en honor al Santo Cristo, con la presencia del Señor Arzobispo Cardenal Baltazar E. Porras Cardozo, la compañía de 6 sacerdotes, 5 diáconos y la acostumbrada multitud de fieles devotos que cada año visitan este pueblito entre montañas para venerar y pagar promesas al Santo Cristo.

Luego de un tiempo de preparación, la comunidad de Aricagua celebró la Solemnidad del Santo Cristo en éste 2019, en un clima de regocijo y esperanza dado por esa primera vez que ven a nuestro Pastor investido como Cardenal.

Por lo distante de la capital merideña, cada vez que nos visita el Arzobispo, suele emprender su viaje un día antes a la fiesta, en esta oportunidad el 05 de agosto se reunieron un grupo de 42 fieles a caballo, 200 motos y 40 carros, en la comunidad de Mocomboco para recibir y dar la bienvenida al Cardenal Porras Cardozo Pastor de esta iglesia local.

La bienvenida estuvo acompañada de oraciones, coplas y palabras de agradecimiento por tan importante visita. El Cardenal desde ésta comunidad fue trasladado en una carroza en la cual bendijo a todos los presentes a su paso y en cada casa la bandera pontificia y los arcos adornados con flores. Al entrar al pueblo fue recibido con pólvora y música andina que por las calles se escuchaba hasta llegar al Santuario donde lo recibieron un grupo de adolescentes y jóvenes que iban a recibir el sacramento de la confirmación.

Ya el martes 06 de agosto, día central de la fiesta, desde muy temprano, con el toque del alba, al son de la música y pólvora, que anunciaban el día, los devotos empezaron a llegar al santuario a pagar sus promesas en esa acostumbrada primera Eucaristía de pago de promesas para elevar sus plegarias y peticiones al Santo Cristo.

Al final de la mañana se celebró la Eucaristía Solemne, presidida por el Cardenal Porras quien en su homilía habló de las dificultades sociales que actualmente tenemos en nuestro país y cómo lo más importante, ante esta situación, es la unión familiar, pues si las familias están bien constituidas el futuro de nuestro país y de nuestra sociedad será un futuro mejor, el cardenal también aprovecho para agradecer la oportunidad de estar compartiendo ésta fiesta tan importante para la iglesia merideña.

Al finalizar la celebración eucarística se realizó la procesión alrededor de la plaza y al llegar al santuario se realizó la veneración al Santo Cristo de Aricagua por unas 1500 personas que año tras año lo hacen.Duglas Briceño/Prensarquimer..0-8-2019