Asamblea en la facultad de Medicina-ULA analizó la crisis universitaria

Ante el colapso y la crisis presupuestaria de la Universidad de Los Andes, se realizó una asamblea en la facultad de Medicina este viernes 8 de junio convocada por la Asociación de Profesores Universidad de Los Andes (Apula) y Sindicato Regional de Profesionales Universitarios y Técnicos superiores de la Universidad de Los Andes (Siprula).  El objetivo del acto era motivar a los diferentes gremios a seguir trabajando por evitar el paro de la casa de estudio y por un mejor país.

En la asamblea se pronunció el presidente de Apula  Virgilio Castillo, la presidente de la seccional profesoral de esa facultad Neira Castillo, el secretario general de Siprula Dionis Dávila, el secretario de organización de Siprula René Izarra, el director de la escuela de Enfermería Asdrúbal Velázco y la directora de la escuela de Nutrición y Dietética Belquis Sanz Suárez, entre otras personalidades.

El presidente de Apula Virgilio Castillo, indicó que estas asambleas son para motivar a los estudiantes, por otro lado expresó que “no estamos dispuestos a sacrificar los más sagrado que tiene la universidad que es la calidad de la docencia que se imparte en nuestras aulas de clases, pues esto precisamente es lo que garantiza la calidad educativa”. Así mismo señaló que todos los profesores, egresados, estudiantes y empleados están juntando esfuerzos para seguir con el funcionamiento de la ilustre casa de estudio.

En el mismo sentido la doctora Neira Castillo dijo que se deben atender las necesidades de administración con urgencia, puesto que no poseen papelería para realizar las distintas evaluaciones, conjuntamente el mantenimiento de la facultad es una de las insuficiencias más inminentes. Además argumentó que de seguir el precario presupuesto que tiene la universidad habrá una deserción masiva estudiantil y profesoral para septiembre.

Se debe resaltar que la escuela de Nutrición y Dietética abrió sus puertas para que todos los estudiantes, profesores y obreros universitarios puedan realizarse pruebas nutricionales para evaluar la difícil situación alimenticia de todos los ulandinos, con el objetivo de registrar los casos de desnutrición en Mérida y proporcionar estadísticas concretas de los casos. Por: Valeria y Marcela Castro.