Carlos Ramos: Gobierno regional desatendió situación del relleno sanitario

El pre candidato a la Gobernación de Mérida, Carlos Ramos, exigió al gobierno regional ocuparse de sus funciones y responsabilidades en materia de disposición final de desechos, ante el colapso, no solo del relleno sanitario de El Calvario en el municipio Sucre, sino de los 14 lugares dispuestos en distintas zonas del estado para la disposición de basura.

Recordó Ramos que el vertedero de El Calvario atiende a la mancomunidad que forman los municipios Libertador, Campo Elías, Sucre, Santos Marquina y Rangel, los cuales generan diariamente 315 toneladas de basura, es decir, más de la mitad de toda la basura que arroja el estado Mérida. La disposición final de estas enormes cantidades de basura es un problema que se ha acentuado desde hace 11 años, cuando se construyó una supuesta planta de tratamiento sin cumplir el Artículo 129 de nuestra Constitución en materia ambiental.

En ese sentido Ramos denunció que en la zona de El Calvario no se hizo el debido estudio de impacto ambiental y socio cultural, el cual es obligatorio en obras que puedan causar daño al ambiente y a la naturaleza. El colapso viene desde el mismo momento en que se construye la planta procesadora de basura, a la cual se opusieron en su momento los expertos, que sabían que una planta con basura mezclada no iba a funcionar. Debido a esta falla la planta solo duró seis meses y hubo la necesidad de ocupar un sitio como vertedero de basura en la zona Loma de El Calvario.

“Desde febrero del presente año se produjeron en el sitio conatos de incendio y finalmente incendios permanentes debido a la acumulación de desechos y gas metano, pues pasó mucho tiempo sin maquinarias ni equipos. Estos incendios han impedido el paso de los camiones y de allí la acumulación de basura que se ve en los municipios de la mancomunidad”, señaló Ramos.

Agregó el ex parlamentario que, según el Artículo 8 de la Ley de Gestión Integral de la Basura,  los lugares de disposición final de desechos, como el vertedero a campo abierto de El Calvario, debe ser ocupado, manejado y operado por la Gobernación del Estado, de allí que exigió al ejecutivo regional ocuparse, con la responsabilidad y gravedad que el caso amerita, de solucionar el problema del relleno sanitario, y dejar a las alcaldías su competencia natural como es la recolección de los desechos. (Prensa Carlos Ramos)