comuniArte: “Da Pacem Domine”

¡Saludos Amigos!

Al tener el corazón compartido entre dos continentes, es obvio que miro la situación que estamos viviendo bajo otro ángulo o, mejor dicho, con otros puntos de referencia. La historia nos enseña muchas cosas y me siento triste y dolido al constatar que no hay diferencia entre los continentes, a pesar de las diferencias culturales, sino más bien y siempre los mismos ingredientes que conducen eternamente al mismo tipo de crisis, de conflicto y de actitud. ¿Sería que el ser humano es incapaz de aprender la lección de sus errores o, que finalmente cada continente tiene que vivir su propio destino independiente de los demás?

Sin ser pesimista, no se puede decir que el año 2017, en el mundo, empieza bajo perspectivas alegres. Aquí y allá en todo el planeta, y tal vez más que nunca, los conflictos se amplifican, las relaciones entre las grandes naciones maestras del mundo se exacerban y los egos de nuestros gobernantes crecen con un apetito feroz.

Hace un siglo, el año 1917 conoció también crisis sin precedentes, eventos mayores en la historia de la humanidad. La primera guerra mundial (10 millones de muertos y 20 millones de heridos…) alcanzó su pico de horrores mientras que países fuera de Europa participaron también en el conflicto, como por ejemplo Japón y los Estados Unidos.

Pero, 1917 es también el año de la famosa revolución bolchevique de octubre en Rusia, bajo el liderazgo de Lenin (tras una primera revolución en febrero con Kerenski que instaló un aire de democracia), que hoy en día sigue teniendo consecuencias en diferentes países del planeta.

¿Frente a estos desastres y esta miseria humana, que hacen los grandes creadores, compositores, pintores, escultores, escritores? Se encierran en una soledad creativa para drenar sus dolores, escuchar el silencio interior purificador, el último refugio donde la belleza aún puede existir. Más de una obra maestra nació de tragedias inolvidables. El “Cuarteto del fin del tiempo” del compositor francès Olivier Messiaen fue compuesto durante la deportación del compositor en un campo de Silesia durante la segunda guerra mundial, el famoso cuadro “Guernica” de Pablo Picasso fue inspirado por el bombardeo de la ciudad de Guernica durante la guerra civil española, y el oratorio “un niño de nuestro tiempo” (“a child o your time”) del compositor británico Sir Michael Tipett fue escrito tras el asesinato del secretario de la embajada alemana en Paris por un joven judío polaco, en un gesto de desesperanza frente a las torturas que aguataban los miembros de su familia, y que tuvo por consecuencia la salvaje “noche del cristal” ( Reichskristallnacht) que los nazis organizaron el 9 de noviembre 1938 en todos los lugares judíos.

El 11 de marzo de 2004, a las 8 de la mañana, un tren llegando en la estación de Madrid explotó bajo la carga monumental de bombas artesanales, fabricadas por unos fanáticos que confunden el veneno ideológico con la religión musulmán. El balance definitivo fue agobiante: 200 muertos y 400 heridos…

Apenas dos días más tarde, a petición del músico y director de orquesta catalán Jordi Savall, el compositor estonio Arvo Pärt empezó a escribir una obra muy emotiva, “Da Pacem Domine” (dales la paz, Señor) para coro mixto, cantada cada año para conmemorar el recuerdo de las víctimas inocentes.

Nacido en 1935, Arvo Pärt es uno de los grandes compositores actuales que supo desarrollar un estilo muy personal tras años de neoclasicismo sin gran atracción, y hecho muy raro en la música contemporánea, conoce un inmenso éxito, no solamente en el mundo musical sino también con el público a uno y otro lado del mundo. Tras una crisis de desesperación fuerte, Pärt entró en una profunda espiritualidad gracias a la religión ortodoxa rusa y descubrió la música coral antigua de la gran polifonía del renacimiento, así como también la música gregoriana. De esas investigaciones, Pärt desarrolló una escritura muy luminosa, diáfana, que flota en el aire como la luz que atraviesa un prisma. Concibe la mayoría de sus tiempos lentos para favorecer la riqueza armónica de lo intemporal, de lo contemplativo, de la paz interior. Su música suena como un verdadero bálsamo para el alma, muy lejos de la agitación infantil de los seres humanos que se destruyen por falta de serenidad consigo mismo, por falta de amor.

En estos momentos de dolores, de rabia que grita el pueblo venezolano en las calles, les dejo descubrir un mundo musical que apacigua y recarga nuestro interior.

¡Hasta luego!

Christophe Talmont

Director Musical

Orquesta sinfónica Universidad de los Andes

 Arvo Pärt – Da Pacem [Estonian Philharmonic Chamber Choir/Paul Hillier] (2006)

https://youtu.be/YOpa5Ec3i4s

Arvo Pärt- Nunc Dimittis-Estonian Philharmonic Chamber Choir 

https://youtu.be/m5rutWdvJrs

Pärt – Cantus in memoriam Benjamin Britten – Järvi

https://youtu.be/zZghvB2ZGC8