comuniArte: Expedientes Intervenidos en Espacio Proyecto Libertad

Los contrastes de la realidad social desde los espacios, simbologías, violencia política, de calle y económica, vistos a través del lente fotográfico de dos jóvenes talentos venezolanos, Juan Toro y Ricardo Arispe, plasmando en cada pieza su calidad humana, simpatía y profesionalismo, para establecer comunicación silente, franca y directa con quienes observan su trabajo, coincidiendo ambos en la necesidad del encuentro social más allá de la política, es la propuesta que bajo el nombre Expedientes Intervenidos, se presenta en Espacio Proyecto Libertad, de la Mérida venezolana, durante este fin de año.
 
La exposición conceptual, presenta un resumen de 300 piezas con historias propias, produciendo reacciones diversas en el espectador, invitando a reflexionar o desmitificar realidades y contextos, sirviendo además como registro de la historia contemporánea de Venezuela.
 
Expedientes
 
A Juan Toro, egresado de la Universidad Central de Venezuela, pertenecen 88 piezas de “Fragmentos” donde descontextualiza objetos tomados de escenarios originales de protestas del 2014, llevándolos a escenografía neutral, restándole la energía del conflicto, gritos, llantos, frustración, odios y rabia; permitiendo el diálogo silente, como expresión necesaria ante la polarización, sirviendo como denuncias que forman parte de la memoria de un país, ejemplo de lo que no debe volver a suceder, invitando a buscar el entendimiento a través del diálogo necesario.
 
“Fragmentos” expone el incremento de la violencia, compara las protestas de 2014 y 2017, denotando mayor organización, pero igualmente agresivo a personas y grupos sociales que tarde o temprano cederán para convivir.
“Plomos” es otra serie presentada por Toro, trayendo a Mérida 16 de las 230 piezas que la componen, donde se muestran municiones tomadas de hechos delictivos, que han robado vidas, propiedades, libertades y destrozado familias, ocurridos en su mayoría en Caracas, entre 2010 y 2013.
 
“Costureras destrozadas” contextualiza las consecuencias del fracaso económico y como arranca de su entorno laboral a quienes por años han dependido de un empleo. Es el caso de una fábrica de ropa caraqueña, obligada a cerrar sus puertas ante la crisis económica, dejando las sillas de sus empleadas vacías. Explica Juan Toro, como cada una de las 16 sillas, presentadas en Espacio Proyecto Libertad, cuenta la historia de quien la usó, con detalles personales únicos, conformando retratos en ausencia. Esta serie incluye 6 fotos de la fábrica, tomadas hasta un año después de su cierre. La serie completa es de 138 piezas.
 
Cierra la exposición de Toro, dos fotografías del lugar donde estuvo secuestrado entre los años 2012-2013 Joao Dos Santos Correia, durante casi un año de cautiverio.
 
Víctor Fuenmayor, artista zuliano, considera “para entender la violencia hay que organizarla” y ello es parte del trabajo realizado por Juan Toro, quien asegura solo de esa manera se puede estudiar sus consecuencias y estadísticas, para redimensionar la realidad. Su propuesta ha sido presentada en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Barquisimeto, Maracay, Valencia, Caracas y ahora Mérida, dejando claro “en cada lugar la percepción es diferente”. En el caso de Mérida como protagonista de las protestas venezolanas, el público reconoce las piezas, actuando diferente ante objetos que considera parte de lo cotidiano, brotando historias propias y recuerdos, identificándose con temas cercanos como lo universitario de donde han surgido la nueva generación de líderes.
 
Intervenidos
 
El Barquisimetano, Ricardo Arispe, Analista de Sistemas, egresado de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, presenta un resumen de sus últimos 2 años de trabajo, sumando series al tema país, sin adentrarse en lo político, bajo el título “Intervenidos” donde la resiliencia, cono monetario, abstracción de la sociedad venezolana, máscaras sobre maniquíes y ojos humanos, conforman su exposición, en intervenciones sobre espacios públicos o situaciones cotidianas, conformando un compendio variado, expuestos simultáneamente en Mérida con piezas donde trabaja solo y en Zulia con intervenciones de otros artistas.
 
“Resilentes” es la primera serie, presentando en Mérida 5 piezas de 124 que la completan, donde muestra máscaras como simbología utilizada desde la 1era guerra mundial, factor de resistencia y persistencia. Representa al héroe que dice “yo me quedo” mientras otros se marchan, donde animales, actores, gente que limpia son protagonistas con identidades identificables.
 
“Cono Monetario” muestran la serie de billetes antes de la salida del último cono monetario, junto a la serie “Ahuyama” evocando irónicamente una noticia que recorrió los principales medios de comunicación del mundo, donde mostraba a un joven que por hambre robó 5 auyamas, en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia, presentándolo como un delincuente de alta peligrosidad, franqueado por oficiales con armas largas. Ambas series, con 6 piezas cada una, donde Arispe, reta realidades sociales.
 
La noticia de que su hija padece Diabetes tipo 1, a influenciando su obra, naciendo “Postales de la Patria” donde muestra 20 piezas con intervenciones del espacio público, retomando las máscaras, de manera irreverente, contextualizadas y usadas por sus hijas, tratando de buscar puntos comunes inexistentes, practicando a la vez el respeto por los espacios e invitando a dialogar donde la mayor protesta es hacer algo.
 
Aproximadamente 120 pares de “Ojos” desmitifican la simbología usada en Venezuela durante los últimos años, recordando que todos tenemos 2 ojos y sin llegar a ser terapia de choque, se ha convertido en un experimento social, donde el individuo responde de diferente manera ante la persistencia de muchas miradas, siendo necesario entender la complejidad de los contrastes, pues también existe quien los ignora. Sin embargo, para el artista no existen personas grises salvo por conveniencia. Por ende, muestra el tiempo que le tocó vivir, como registro o tribuna del acontecer diario en las calles venezolanas, aceptando incluso la dificultad de tratar de llevar el ritmo de las irrealidades que conforman la realidad del país.
 
Ricardo Aripe, experimenta el paso de lo bidimensional acercándose a lo tridimensional, manteniendo el tema sobre realidad país, mezclando las máscaras con maniquís, mostrando personas que resisten, incluyendo radioactividad, conceptualizando en espacios de ruinas arquitectónicas y sociales. Actualmente presenta paralelamente en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia su exposición “Bojote”
 
Expedientes Intervenidos, bajo la curaduría de Elizabeth Marín y la dirección de Belkis Maldonado, estará abierta durante el fin de año, en Espacio Proyecto Libertad, del edificio Recuperadora Latina, en la avenida Urdaneta, pasos arriba del Aeropuerto Alberto Carnevali en Mérida, los días sábados de 3 a 5pm. En los próximos días se anunciarán actividades y conversatorios con los artistas exponentes y otros invitados especiales.EnRedArte/Yanara Vivas CNP 16770/SNTP 6961