comunicArte: Gastronomía y música, un punto de encuentro: “La trucha”

Por: Christophe Talmont*

Hola queridos amigos amantes de la música clásica!

En el día de hoy, voy a tratar el tema de la trucha! Un francés que no habla de gastronomía no es un verdadero francés; además, la gastronomía tiene muchas conexiones con la música. El vocabulario culinario se acerca al de la música, y el chef de cocina es como un director de orquesta, con un paladar que debe ser de una precisión igual al oído sumamente exigente del director!

Sin ninguna duda, la trucha se ha convertido en un icono representativo de Mérida, un símbolo representativo de la región andina con sus diferentes recetas locales, como por ejemplo la famosa trucha salmonada rellena de queso ahumado. Un deleite para el paladar que marcó  mi primer viaje a  Mérida.

Sin embargo, no todos  conocen que “la trucha” es también el título de una canción alemana (se dice un “Lied” en alemán), la más famosa del compositor vienes Franz Schubert (el compositor de la misa N° 2 en sol mayor que acabamos de tocar en nuestro último concierto) y tal vez de todo el repertorio de canciones alemanes (Lieder en alemán) del siglo XIX . Precisamente, se llama “la trucha” (Die Forelle en alemán) Op.32, D.550.

A continuación, les propongo una grabación admirable con la versión del incomparable barítono alemán Dietrich Fischer Dieskau, verdadero icono de este repertorio, que grabó todos los “lieder” de Schubert para voz masculina. http://youtu.be/NF9DrUXowBo

Algunos años más tarde, Schubert compuso una obra de música de cámara con una orquestación original para la época (un piano, un violín, una viola, un chelo, un contrabajo), llamado “quinteto en La mayor, op.114, D.667, la trucha”! De hecho, el cuarto movimiento de esta obra está escrito a partir del tema de la canción “la trucha” mencionada arriba, y se revela como un pretexto a una serie de variaciones musicales (una tradición muy común para los compositores de esta época) de una bella riqueza melódica y llena de inspiración musical.

Les propongo descubrir este movimiento para comparar y disfrutar de la evolución musical que Schubert trajo a su inspiración musical original. Por gozar de este “delicioso plato dominical”, le propongo una versión excepcional. Una versión que cuenta con dos tremendos instrumentistas que se volvieron dos famosos directores de orquesta: Daniel Baremboim, y Zubin Metha……Buen provecho…………..!
http://youtu.be/2_GxbP4TiII

Maestro Christophe Talmont
Director Musical
Orquesta Sinfónica del Estado Mérida
talmontchristophe@gmail.com