comunicArte: El Orfeo de la batuta

¡Saludos Amigos!

En la historia de la música, el arte de la dirección de orquesta representa una etapa bastante reciente, ósea, casi dos siglos de evolución en los cuales grandes compositores marcaron con contundencia su aporte. Fue el caso de genios de la talla de Berlioz, Mendelssohn, Wagner, Mahler y en el siglo XX, Bernstein y Boulez. Sin embargo, la dirección de orquesta ha ganado también sus cartas de hidalguía gracias a personalidades fuera de lo común, que han consagrado su vida entera a este arte, por esencia, sagrado.

En el año 2017, celebramos el doble aniversario de un director considerado como uno de los más grandes del siglo XX, verdadero demiurgo de la batuta, «Orfeo de la batuta” según un crítico americano. Sin lugar a duda, Arturo Toscanini, a semejanza de María Callas para el canto, representa el mito del director de orquesta. Nacido en 1867 y fallecido en 1957, Toscanini impulsó una revolución magistral en este arte, luchando con toda su alma y consciencia contra la rutina que afectaba la mayoría de las orquestas, contra las falsas tradiciones, contra los caprichos de los cantantes Divas y Divos, contra todo lo que se oponía a la revelación de la belleza de una obra de arte, por una cuestión de ignorancia y pereza artística e intelectual. Más que nunca, hoy en día, se puede medir su aporte considerable en esta disciplina tan exigente, y, sobre todo, su extrema modernidad. Lo que realizó y logró este director de un magnetismo resplandeciente es exactamente lo que los directores venidos de la revolución barroca (un movimiento nacido en los años 60/70 del siglo XX y aún activo) hicieron para revelar la autenticidad y el verdadero estilo de la música barroca. Sin embargo, Nikolaus Harnoncourt, una de las grandes figuras de este movimiento (fallecido en marzo del año pasado) aplicó también la misma “terapia” para desengrasar el repertorio romántico de su mantel de tradiciones erróneas.

¡Desde hace treinta años, gracias a un maestro de coro que fue mi mentor durante un par de años, soy un incondicional de Toscanini, un coleccionista avezado! Y nada se me escapa… libros en italiano, en inglés, en francés, discos de vinilos de 33, 45, 78 T, CD, casetes videos, DVD, pues, una armada de herramientas para analizar y descifrar noche y día el genio de este director.

El arte de la dirección de orquesta (digamos su técnica) ha evolucionado de manera espectacular durante el siglo XX y obviamente ha seguido el lento e inexorable crecimiento del mundo visual. Hoy en día, lo visual ha superado a lo auditivo… No prestamos la misma atención a lo que escuchamos que a lo que observamos y leemos en un celular, en un computador, en un televisor. De cierta manera, hemos abandonado la riqueza del contenido para focalizarnos en el continente, y eso afecta por supuesto al mundo musical. Quizás, debo recordar una evidencia que el público olvida a menudo: ¡la música, este arte efímero por esencia, es invisible! Escuchar la música pide un esfuerzo para abrir su corazón, su alma a la recepción de ondas musicales que nos pueden llenar de fuertes emociones. Todos los artistas intérpretes que gozan de cierto carisma para enfocarnos en sus movimientos corporales, en su apariencia física, nos alejan de lo esencial, de la música, del arte. Solo son payasitos que confunden el magnetismo que emana de verdaderos artistas que sirven a los compositores, con una falsa teatralidad que perturba el oído sagrado de un discurso musical.

Toscanini, concebía la dirección de orquesta como una misión, un sacerdocio absoluto. Mirarlo dirigir, en los videos en blanco y negro que conseguimos aún, es una lección increíble, una clase magistral de dirección. Con una autoridad arrolladora y emotiva, Toscanini hace todo lo posible para retirarse en beneficio del espíritu de la obra que dirige. Ningún gesto es superfluo, ningún movimiento de la mano, ninguna actitud es dirigida al público. Al contrario, toda su técnica gestual es concentrada en una economía absoluta, con solamente un objetivo: revelar el sentido profundo de una obra, el misterio musical, y ayudar a los músicos a lograr los parámetros técnicos que fueron repetidos durante una multitud de ensayos, con una tremenda exigencia. Sus ojos y cara, llenos de fuego, pasión, entusiasmo transmiten con corazón y amor el mensaje poético y artístico necesario para dar vida a la belleza de una obra y a su arquitectura interna.

¿Arquitectura? Si, la música es ante todo una arquitectura sonora, y las obras maestras son puros diamantes de arquitectura, quien, como las famosas pirámides egipcias, poseen un montón de secretos. Por lo tanto, los grandes maestros no se miden a través del arte de la batuta como tal. Solo es un instrumento al servicio de un pensamiento. Lo que sí prueba el genio de un director de orquesta, es su inteligencia musical, su capacidad de descifrar los códigos, las señales que llenan una partitura.

Razón por la cual Toscanini ha sido un modelo de director para muchas generaciones y sigue siendo un ejemplo para directores contemporáneos como el famoso italiano Riccardo Muti. Toscanini, más que nadie, es un perfecto filólogo, que encarna el genio de la comprensión de un texto musical, de su gramática, de su estructura, de todos los artificios de la escritura musical que gozan los compositores para pintar unas emociones sonoras, que deben vibrar a través de un corazón sensible y del alma humana.

A pesar de la calidad de los videos, un poco antiguos, tómense el tiempo para admirar un maestro que representa todavía una biblia para el mundo musical italiano.

¡Hasta luego!

Christophe Talmont

Director Musical

Orquesta Sinfónica Universidad de Los Andes

http://www.museotoscanini.it/project/pagesList.asp?id=28&sFullId=1.23.1

Wagner: Tannhauser: Overture, Conductor: Arturo Toscanini, NBC Symphony Orchestra

https://youtu.be/w5uQY9BddtA

 Weber Euryanthe Overture & Brahms Symphony No. 1 – Toscanini, NBC, 3 Nov 1951

https://youtu.be/pUxpLI5DA3M

 Verdi, Aida, Arturo Toscanini Opera completa

https://youtu.be/WWzQeAwlehU

Beethoven – Symphony No. 9 “Choral” – NBC Symphony Orchestra, Toscanini (3 April 1948)

https://youtu.be/DuK133dK6eQ