comunicArte: “Remydenegro”: La espátula que arranca del negro, los colores y los movimientos

*** Cuando advirtió a sus coterráneos que viajaría a Venezuela, los mismos le preguntaban si estaba seguro de hacerlo. A pesar de ello llegó a Mérida para convencernos que del negro pueden nacer colores que, sin ensuciarse, dan brillo a la tauromaquia como arte.

Usualmente no acepto invitaciones por redes sociales para pactar entrevistas, menos al final de un tiempo difícil y ocupado como el de Ferias. Pero esta oportunidad fue distinta, al recibir la insistente convocatoria llegada por muchos medios, decidí el encuentro, el mismo que desde el negro llenó de luz y movimiento la expectativa por el arte taurino.

Remy J. López o @remydenegro como se le encuentra en las redes, es un artista innovador, natural de Albacete en España, apasionado por el color, el movimiento y sobre todo por la innovación.

Llegó a Mérida con la intención de mostrar sus obras taurinas, uno de sus baluartes dentro del amplio espectro artístico en el que “remydenegro” trabaja. Sus lienzos hacen brotar las formas y los colores partiendo del negro como color absoluto, con la espátula que da vida a sus obras, logra no ensuciar los pigmentos vivos que, al ser admirados, producen en el espectador ese sentido de alegría propia de la fiesta taurina.

Es sencillo, a pesar de ello reconoce que dejó de contar sus exposiciones cuando llegó al número 200, ha viajado tan lejos como sus paletas lo han dejado, Emiratos Árabes, Qatar, Holanda, Francia, Miami, México, Argentina, entre otros países han recibido su arte, el mismo que trajo a Mérida con la expectativa de encontrar un país algo venido a menos, pero lleno de amor por el visitante, los colores, la tauromaquia y el arte innovador que este artista brindó en las paredes del Hotel “La Pedregosa”.

Del negro, que es absoluto, hace brotar los colores vivos, las formas del toro y del torero, la música de la bailaora, la emoción de la tauromaquia, efectos visuales, que al observarlos con lentes de 3ra dimensión, logran el impacto de sobre ponerse al lienzo tomando vida en trazos simples.

Conversar con Remy aviva el espíritu del artista que no se conforma con la obra consolidada, compartir su visión fortalece el concepto que la faena no ha terminado, que la espátula sigue inquieta, que el lienzo aún espera por sus trazos y, sobre todo, que el aficionado aún reclama de su innovación y sello personal.

Regresará a Mérida, pues la ciudad y amistad no solo lo ha comprometido, su firma aun será reclamada para fortalecer la cultura del encuentro, la magia de la tauromaquia y la esperanza que florece al ver los colores surgir del negro absoluto. 

Euro Lobo