Crimen ecológico en Alto Chama

Bajo la presunción de que representaba peligro para peatones y vehículos, que se estaba doblando y supuestamente, con permiso de la Alcaldía del Municipio Libertador, fue talada esta semana que termina, la palmera que tenía sus años en la esquina  de la Estación de Servicio de gasolina, cruce de la Avda. Andrés Bello con la Avda. Principal de la Urb. Alto Chama, dejados sus restos a la vista de todos, prueba fehaciente de la mano destructora del hombre, de esos que porque tiene cierto poder económico, se creen amos y señores del enorno que les rodea.

La palmera talada, en lo que constituye un verdadero crimen ecológico, era reservorio natural de bandada de loros que son notorias en la Urb. La Mara, Alto Chama, La Parroquia, uno que otra especie de pato en su paso migratorio, tenía largos años de vida, algunos aseguran que ya estaba allí antes de que fuesen construidas las viviendas que conforman Alto Chama y esta semana, de golpe y porrazo, fue echada abajo por la mano del hombre portador de la sierra destructora de nuestro medio ambiente.

En plazas y parques de la ciudad, existen arboles todo choretos que si representan un peligro para el peatón y vehículos, esos si nos los talan con la prontitud como lo hicieron con la palmera citada, no olvidemos los que se han caído por la Avda. Urdaneta, uno de ellos que cobró la vida del profesional del derecho, Albio Contreras, entre otros, que por la acción del tiempo y viento han caído, lesionado transeúntes, ocasionado daños en viviendas y vehículos.

“No destruyas la madre naturaleza porque ella te cobrará algún día y cuando menos te lo pienses, protégela lo más que puedas” decían mis extintos progenitores cuando uno arrancaba una matica y el crimen ecológico cometido en Alto Chama, clama justicia (Giovanni Cegarra, GC. CNP. 2229) – Fotos GC.