El Big Ben Deportivo: Del ilusorio “Diosdado Challenge”, al real “Chicken little”

Andrés Mora Márquez

Por Andrés E. Mora M…

“El conductor del programa «Con el mazo dando» salió con el «mazo en la cabeza» al saltar presuroso a declarar que «Si lo autoriza el presidente de la República, hablo de Venezuela; aquí en Venezuela», buscando desmentir los supuestos contactos ocultos que en julio sostuviera con un intermediario de la administración Trump, según informó la agencia de noticias AP. «El imperio quiere dividirnos a punta de chismes», habría comentado, aceptando implícitamente lo de la reunión al referirse a chismes y no a mentiras”, le puntualiza el detalle Ingenuo Sinduda a su esposa, Incredulina, e Incrédulo, su hijo, mientras disfruta de una limonada bien fría para calmar el calor de la tarde de este sábado 24 de agosto.

“De haber en el equipo del presidente (E) Juan Guaidó alguien con la mente tan retorcida como la de «Jorgito», ya sería viral en Twitter un video de cámaras de seguridad en la que se viera a un hombre regordete y de baja estatura con suéter de capucha y con una gorra, o quizás una boina, o hasta con una cachucha militar, pero eso sí, con todas las condecoraciones guindando en la visera impidiendo observar su cara – ¿para qué otra cosa útil pueden servir tantos adornitos? –, entrando a una reunión con una persona de facciones «gringas», ¡el presunto vocero del presidente estadounidense! y con la siguiente leyenda despidiendo la grabación: ¡Mentiste Diosdado!”, fantasea Ingenuo con la creatividad heredada de sus progenitores cuando espontáneamente, y al unísono, los tres sueltan una sonora carcajada imaginándose al «Diosdado challenge» siendo tendencia mundial.

“Ya quisiera el presidente de la írrita, ilegal e inconstitucional ANC poseer el coraje, determinación, aplomo y «guáramo» que demostraron tener los «maracuchitos» de las selecciones preinfantil e infantil de la Liga Cacique Mara, quienes lejos de recular o amilanarse ante las duras adversidades enfrentadas, sacaron la casta para ocupar lo más alto del podio en el Campeonato Latinoamericano de Beisbol de Pequeñas Ligas 2019 en cada categoría. Los «chipilines» de 9 y 10 años se titularon en México, y los de 11 y 12 años hicieron lo propio en Panamá ganándose, estos últimos, el derecho a representar a Latinoamérica en la 73era Serie Mundial de las Pequeñas Ligas en Williamsport, Pensilvania, que hoy dirime a los campeones de la Región Internacional (Japón Vs Curazao) y de la Región Estadounidense (Hawái Vs Luisiana), para entre ellos definir mañana al campeón absoluto”, comenta la acuciosa Incredulina. “Si bien es cierto que nuestros «peloteritos», los más pequeños, el 3/8, apalearon 13×6 a Curazao en la final para ganar invictos el torneo, y los más grandecitos blanquearon 2×0 a la Liga Doleguita, uno de los dos representantes del país anfitrión, para hacerse del título el 13/7, el desafío más trascendental que enfrentaron fue contra la indolencia e ineptitud de los usurpadores, tanto del gobierno regional del Zulia, como del gobierno nacional, quienes pusieron en jaque su participación en estos torneos al negarle el apoyo económico”, señala la dama.

“¡Cuando no es Pascua en diciembre! Rubén Limardo lo dijo en Lima 2016 al denunciar la falta de recursos para entrenar «si al campeón olímpico lo tratan así, ¿Qué se puede esperar para los demás?»”, recuerda el profesor jubilado de la ULA haciendo un inciso.

“Al armarse la «sampablera» en las redes sociales al saberse que estaba en «pico e’ zamuro» el viaje de los preinfantiles, fue que Pedro Infante – quien como ministro de deporte tiene en su haber las peores actuaciones del país en juegos deportivos multidisciplinarios – se dignó a donar cuatro pasajes. Copa Airlines, entonces, cedió los ocho restantes que sumados a los ocho aportados por Eduardo Rodríguez, serpentinero de Boston, y con Jhoulys Chacín, lanzador de Milwaukee, asumiendo el pago del impuesto de salida en México, los más pequeños pudieron hacer realidad el sueño de viajar a tierras aztecas a representar al país”, indica Incredulina. “Ya por un calvario similar había pasado la selección infantil, pero como no tuvo resonancia en las redes sociales, Infante se hizo el «Willie Mays», y la Gobernación del Zulia, el «policía de Valera». Por supuesto, los grandes ligas criollos salieron al rescate. Ender Inciarte colaboró con nueve pasajes y Jhoulys Chacín se encargó del pago del visado para que los jovencitos viajaran a Panamá”, agrega ella. “¡La ausencia de apoyo gubernamental es sistemática! En el 2018 Sandy León pagó los 21 pasajes del equipo de LUZ Maracaibo para que asistieran al Campeonato Latinoamericano de Pequeñas Ligas disputado en Aruba. En el 2017 Jhoulis Chacin, Yusmeiro Petit, Rougned Odor, Ender Inciarte y Freddy Galvis tendieron su mano a las delegaciones zulianas para que compitieran fuera del país”, advierte.

“¡Definitivamente es una situación recurrente! Estos incompetentes en 21 años han sido incapaces de garantizar un mecanismo que permita apoyar a nuestros representantes en justas internacionales, es evidente que política deportiva ¡No Hay!”, considera el catedrático.

“Sin embargo, esos corajudos niños demostraron que con una infancia como esa el futuro de Venezuela está garantizado. Así lo demostraron nuevamente esta semana en Williamsport, viniendo de atrás contra México para ganar 8×7 y con el «pequeñín» Diego Boscán bajándose del avión, apenas resuelto el problema con su visa estadounidense, para abrir contra Curazao”, acota Incedulina.

“Hasta la inventiva que caracteriza a nuestro gentilicio la hicieron sentir estos chicos por aquellos lares con Deivis Ordoñez, bautizado como «Chicken little», agachándose para reducir la «zona de strike» a su mínima expresión. Estilo de bateo imitado por Yasiel Puig en un encuentro contra los Yanquis el sábado pasado”, resalta Incrédulo para rematar.      

Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo       

 aemora@gmail.com, @amoramarquez