El Big Ben Deportivo: Lo suyo es simular…. ¡Aunque no sea Neymar!

Por: Andrés E. Mora M…  

“¡Lo de la selección japonesa es digno de admiración!”, señala Incredulina. “A pesar de la frustración que seguramente significó – tras ir ganando 2×0 – el haber sido eliminada por Bélgica con el suspiro de la última jugada del encuentro que marcó el gol que dejó el 2-3 definitivo que los sacó de los cuartos de final, los nipones asumieron la derrota con gallardía y tomaron su tiempo para agradecer al público, hablar con los medios y limpiar el vestuario, en el que, por cierto, dejaron una brevísima nota, escrita en ruso, para quienes trabajan en el Mundial y en la que se podía leer: «Gracias» ¡Un gesto ejemplar de civismo, disciplina y humildad!”, exclama la consorte de nuestro buen amigo Ingenuo Sinduda.

“¡Un gesto de grandeza!”, interviene Incrédulo, su hijo.

“Es esa actitud, precisamente, la que le ha permitido a la población de este archipiélago de 6852 islas sobreponerse de situaciones tan adversas como el hecho de vivir en la región del planeta que tiene, de acuerdo al monitor sísmico World Earthquakes Live, la mayor probabilidad de terremotos de magnitud superior a 6.5. O del hecho de ser la única nación del orbe en haber vivido la devastación nuclear de dos de sus ciudades – Hiroshima y Nagasaki – a causa de la guerra”, indica el profesor jubilado de la ULA, quien es el esposo de la dama y padre del otro caballero, las otras dos personas involucradas en la sobremesa del almuerzo previa al Brasil-Bélgica, segundo encuentro de cuartos de final de Rusia 2018 del viernes 6 de julio.      

“La imagen dejada por la selección asiática es una hermosa postal que contrasta con la desagradable imagen del individuo aquel a quien le paga la FIFA 11.300 euros por cada vez que se digne a asistir a una sede mundialista a pintarles, con el dedo medio de cada mano, palomas a quien le plazca, al fútbol mismo o hasta al mundo entero”, agrega el papá de Brasilia, la nieta de Ingenuo e Incrédula, refiriéndose al balbuceante conductor del programa “De la Mano del Diez” que transmite Telesur.

“Uno de los temas más discutidos en Rusia 2018 son las simulaciones de Neymar”, acota la dama, cortando cualquier posibilidad que la conversación derivase hacia el conocido jugador que todo lo bueno que hizo con su pierna zurda, lo deshizo con la nariz.

“Lo que sucede es que la inagotable magia que brota a borbotones desde los botines del brasileño con su arsenal de exquisitas fantasías – caños, pisaditas, regates, taconazos, lambrettas, picadas, vaselinas, y pare usted de contar – termina por colmar de impaciencia a sus adversarios quienes, ante la impotencia que ella genera, suelen cometerle falta. Sin embargo, el dorsal 10 de la «verdeamarelha» se aprovecha de la situación para simular de manera desmedida cada contacto con los rivales, conducta que ha sido fuertemente criticada por propios y extraños en esta cita mundialista”, expresa el catedrático.

“En ese sentido, un estudio llevado a cabo por el medio RTS Sports ha develado que la estrella de la ‘canarinha’ ha permanecido ya 14 minutos tendido sobre el césped durante el Mundial”, señala la siempre bien informada fémina.

“De hecho, fue de muy mal gusto el show que montó por el supuesto pisotón que le propinara Miguel Layún en su tobillo derecho a balón parado en el partido de octavos de final ante México. Es inadmisible que el árbitro principal haya permitido que transcurriera tanto tiempo el juego detenido y que ni siquiera hubiese amonestación. Pienso que una amarilla para Layún era merecida ya que la repetición no dejó dudas que él, efectivamente y sin necesidad alguna, colocó su pie en el tobillo del amazónico provocando el grotesco espectáculo. Pero eso sí, nunca fue un contacto que ameritara el exagerado teatro desplegado por el posible fichaje del Real Madrid este verano”, considera Incrédulo.

“Las simulaciones de Neymar se quedan cortas ante las simulaciones del régimen venezolano”, suelta de repente un serísimo Ingenuo. “Nicolás simula una normalidad social en Venezuela cuando la ruptura del orden social y de la normalidad de la vida cotidiana es inocultable y está a la vista de todos los venezolanos. Tal y como lo expresó Cáritas de Venezuela”, añade.

“Hay algo que es digno de resaltar”, interviene Incredulina. “A diferencia de las simulaciones de Neymar que, aunque cada día tienen más detractores, el arbitraje, en general, continúa siendo permisivo con ellas. La permisividad de las instancias internacionales para con la caricaturesca simulación del respeto de los derechos humanos del régimen venezolano es cada día menor. Y Maduro indudablemente colabora con ello cuando, dentro de la seguridad que le da la impunidad que campea en su gobierno de facto, decide ascender a teniente coronel al líder de la operación que conllevó a la llamada «masacre de El Junquito», en donde Óscar Pérez resultó vilmente asesinado. Decisiones coma esa no hace sino avalar y ayudar a fomentar cualquier iniciativa que, como la reciente aprobación por parte del Parlamento Europeo de la resolución sobre Venezuela, apoye la investigación de la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad en el país”, opina la señora Sinduda.  

“Así las cosas, y a pesar de sus errores de cálculo, es evidente que, para el ilegítimo, lo suyo es simular….. ¡Aunque no sea Neymar!”, concluye Incrédulo.

(٭) Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo            

      aemora@gmail.com, @amoramarquez