“El periodismo: una pasión insaciable frente a la realidad”

“El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente “Gabriel García Márquez. El mejor oficio del mundo (1996).

Nadie más autorizado para opinar sobre el quehacer reporteril, como el gran escritor, novelista y sobre todo periodista, Gabo. Un hombre que ante todo siempre que se refería a la faena, decía:“Para ser periodista hace falta una base cultural importante, mucha práctica, y también mucha ética. Hay tantos malos periodistas que cuando no tienen noticias se las inventan”

Ejercer el periodismo en el momento histórico que vive Venezuela, es, sin duda alguna, una tarea titánica y riesgosa. Ser imparcial, como nos lo enseñaron en las Escuelas de Comunicación, se hace muy cuesta arriba porque ¿quién puede serlo cuando se ven, se sienten y se padecen tantas injusticias por indicar la realidad de lo que está ocurriendo en el país?

Un reto importante que tenemos, pese a todo, es seguir cumpliendo con nuestra responsabilidad ante la sociedad: “el tratar de llegar a la gente y, con la mayor calidad, honestidad, independencia y oportunidad posibles, aunque esta independencia profesional muchas veces sea forzada por los poderes económicos o políticos de turno”.

 Los periodistas somos seres humanos y nos hierve la sangre cuando estamos impedidos de expresar, nuestro entorno,sin maquillaje, pero hay que ser muy valiente o hasta temerario al dar una noticia que sabemos que  a los actores políticos de cualquier tendencia no les  va a gustar, y por esta osadía, seguramente sufriremos sanciones, en el menor  de los casos.

Las Escuelas de Periodismo tienen  la sagrada misión de instituira hombres y mujeres con características especiales que sean mensajeros de la información, una colosal  tarea,  pero   que ahora,  se está perdiendo porque las nuevas generaciones se creen protagonistas;  quieren figurar a toda costa, y hay que decirlo, muchos estudian Comunicación Social con miras a pertenecer a un canal de televisión, para que los vean y los reconozcan, así hayan dejado de lado el aprendizaje de la apropiada utilización de nuestro idioma, tanto hablado como escrito.Para hacer buen periodismo-decía Carlos Castaneda- hay que escribir bien, con corrección y concisión; hay que hacer buen uso del lente; hay que tener buen ojo para presentar un producto de calidad. Pero, sobre todo, hay que tener compromiso.

Medianalisis, presentó un informe titulado “Situación del Periodismo en Venezuela 2018 “muy interesante  e indicador de las condiciones  del ejercicio del periodismo en Venezuela. La conclusión es poco alentadora.Esta investigación arrojó como resultado un listado de elementos reveladores de las precarias circunstancias de los periodistas para trabajar: desventajosas condiciones salariales, limitadas oportunidades y poco acceso a equipos tecnológicos actualizados. Asimismo, otro de los asuntos de estudio de esta investigación fue la censura, la autocensura y la autorregulación, sobre lo cual los resultados indican que casi la mitad de los comunicadores encuestados manifestó que han sido de alguna forma restringidos en el manejo de sus informaciones”

Todos sabemos, y de una manera u otra, lo hemos  experimentado, que en este año 2019, la situación general para el ejercicio de la profesión ha empeorado. Los obstáculos son tantos que nos limitan sobremanera: falta de gasolina, apagones constantes y días completos sin electricidad, internet no funciona, persecuciones, bajos sueldos, cierre de medios,entre muchos otros factores negativos, sin embargo, y en este “Día del Periodista”, la idea es que no nos dejemos amilanar y  que mantengamos en alto nuestros principios y valores morales, porque somos ejemplo.Mantengamos la fe y la esperanza en que volveremos a ejercer la profesión en un entorno democrático donde se respete la libertad de expresión consagrada en nuestra Constitución Nacional.

A todos los colegas, con respeto y cariño, una felicitación muy sentida para que sigamos trabajando por y para la verdad, porque el nuestro, como lo definió García Márquez es el “mejor oficio del mundo”

Leo León-Arinda Engelke. C.C.