El Petro: un cripto engaño

Por: Germán Rodríguez Bustamante…

Las monedas digitales tienen una serie de características especiales, que hasta el momento le permiten mantener su aceptación en un grupo reducido de la población mundial. De las distintas monedas existentes en este momento en el mercado financiero digital, pocas han sido diseñadas y emitidas por gobiernos.

Las monedas virtuales son un tipo de dinero no regulado, digital, que se emite y es controlado por sus desarrolladores, y que es utilizado y aceptado entre un grupo de miembros de una comunidad virtual especifica. La criptomoneda son monedas basadas en modelos matemáticos, cimentados en criptografía, y no están vinculadas a la disponibilidad  bienes físicos. La Dictadura encabezada por Maduro acostumbrada a mantener una gestión de  engaño permanente a la población, ofrece como solución a los problemas financieros que padece la nación, la creación de una critopmoneda denominada:” El Petro”.

La propuesta es un refrito que pretende recaudar divisas derivadas de una supuesta emisión de una moneda digital, totalmente fraudulenta. Intentan vender a trocha y mocha una opción no aceptada por el mercado internacional. El anuncio realizado esta semana por el régimen pareciera la presentación a la prensa de unas candidatas a un reinado, por los trajes presentados por la corte constituyente el Dictador y sus tributarios; que una promesa económica financiera para resolver los problemas del país.

Luego de pasar cerca de un año del primer anuncio del petro, hacen esfuerzos desesperados para convencer a los actores sobre la viabilidad de la oferta. Apelan a los espíritus de la sabana e invocan al comandante supremo para la construcción de la fantasía y el universo paralelo. 

Lo cierto es que el gobierno en este momento de miseria financiera total y absoluta, busca de forma desesperada mecanismos para obtener divisas, obviando los controles constitucionales existentes para la protección del patrimonio nacional. El “default” técnico le impide recurrir a los mercados de valores internacionales, a través de la emisión de deuda soberana; adicional el riesgo país eleva la tasa global de interés, haciéndola totalmente inviable para cualquier economía. La emisión desordenada de dinero mantiene su ritmo, los costos de impresión supera con creces al valor de transacción implícito, y la impresión de billetes de mayor denominación desnuda aún más la hiperinflación existente, en consecuencia el régimen está entrampado e intenta recurrir al mercado virtual para obtener divisas terrenales, y mantener el ritmo de gasto público.

Es poco probable que la criptomoneda le permita al régimen captar divisas para mantener el carnaval electoral, teniendo en cuenta que su único y exclusivo objetivo es mantenerse en el poder, con lo cual la fiesta de cotillones de votos es fundamental para lo que queda del 2018. Mucho menos que las transacciones de algunos rubros se haga en petros, el régimen de forma maliciosa ofrece la promesa, sin embargo no existe la aceptación de la criptomoneda como medio de pago.

Esperamos por los registros contables y financieros en petros, la ignorancia del régimen no tiene límite, existen limitaciones técnicas para poder instrumentar los deseos de la Dictadura.  En todo caso la realidad que vivimos no cambiará para nuestra desgracia, la hiperinflación seguirá su ritmo a paso de vencedores, el desabastecimiento y la escasez llegar a niveles enormes y el desempleo mostrará su peor cara. Las últimas medidas coercitivas y abusivas tomadas por la SUNDDE, en el escenario de los supuestos “precios acordados” son una guillotina para el sector comercial.

Acciones que fueron aplicadas de forma selectiva y absolutamente discriminatorias, aparte de su carácter violatorio del marco del Estado de Derecho y Justicia. El anclaje del salario al petro se convirtió en un yunque, enviando nuevamente a la población a las profundidades, a las catatumbas, a fosas fúnebres donde estamos condenados a una muerte lenta y silente. Poco duro la ilusión. La propuesta puede ser una iniciativa para que un grupo de enchufados y cooperantes, jueguen a corredores virtuales y logren lavar algunas manchas, de riquezas  obtenidas de formas dudosas o poco transparentes.

La solución debe partir de un gran consenso nacional para reunificar el país, disminuyendo las tensiones producidas por las desigualdades sociales, la recuperación de la institucionalidad, planificando y midiendo continuamente para eliminar las ineficiencias, optimizando los recursos, trasmitiendo a la población el valor del esfuerzo y entregando cuentas claras a la sociedad.

Inexorablemente la solución está en la salida inmediata de este régimen decadente, corrupto e incapaz. Luego de la destrucción programada en 20 años prometen crecimiento y prosperidad en tres meses, más de lo mismo quien les puede creer. En conclusión la criptomoneda no contribuirá en nada, para mejorar las desgracias que vivimos los venezolanos, será una aparente solución digital a problemas tangibles.

ULA – FACES

gguillermorb@yahoo.com

@germanrodri

@germanoveja