Escasez vs. bachaqueo de gasolina en Mérida

Continúan interminables las colas de conductores en los alrededores de las Estaciones de Servicio surtidoras de gasolina cuya escasez se agudiza a cada hora, la desesperación reina pareja junto a la incomodidad de los residentes aledaños, en quienes sin poseer vehículo, si ser culpables de la situación circunstancial compleja diaria que se confronta, no pueden llegar a sus hogares, sitios de trabajo, acceder a la ciudad, porque los coleros obstaculizan el libre tráfico en protesta porque tras varios días de vigilia, no han podido llenar los tanques de sus vehículos, a lo que se suma, el negocio que ha surgido con el bachaqueo del ya codiciado combustible.

En nuestra ciudad, se vive toda una confrontación diaria: escasez vs. bachaqueo de gasolina. En las colas, para ser precisos, hacia las Estaciones de Servicio de gasolina ubicadas en la Urb. Alto Chama, Pie del Llano, Avda. 16 de Septiembre y sin saber en las otras existentes, se observa a personajes que ofertan bidones de combustible a 15 dólares o 50 mil Bs. a la vista de todos, algunos caen para librarse del martirio colero, caben las preguntas ¿cómo la obtienen?, ¿son coleros bachaqueros? y las Autoridades Policiales que supuestamente patrullan las colas, ni pendientes.

Así estamos, vamos, andamos, en esta urbe andina al igual que otras en el interior del país, la escasez se pelea con el bachaqueo de gasolina, lo que para remate incide en los costos de los productos alimenticios, demás servicios, etc., ausencia laboral, con el cuentito de que no hay combustible, todo prácticamente paralizado y por supuesto, no falta algún político de oficio que hace de figurón con la penuria reinante (Giovanni Cegarra, GC. CNP. 2229).