Harry Maduro y la varita mágica

Por: Germán Rodríguez Bustamante…

El presidente Maduro promete la solución de los problemas del país después del 20 de mayo, el engaño electoral sirve como escenario propicio para la puesta en escena de una película imaginaria, con soluciones fantásticas dignas de la escritora británica J. K.  Rowling. El aprendiz de mago en estos 6 años no ha podido avanzar en la propuesta revolucionaria, un conjunto de magos oscuros conspiran en contra de su gestión, evitando que el modelo progresista se pueda consolidar. Durante estos 20 años de revolución el régimen ha sido aterrorizado por el malvado mago Lord Voldemort, representado en la escena por el imperio norteamericano. Harry y su corte constituyente lucha incansablemente por una victoria el 20 de mayo, que le permita alcanzar poderes especiales que lo convertirán en un mago superdotado, quien varita en mano procederá a solucionar en un santiamén las penurias y calamidades que vive el pueblo venezolano. Voldemort es un mago oscuro y malvado que quiere dominar el mundo mágico, para imponer su ideología basada en la prevalencia de la sangre pura y eliminar a los revolucionarios.

Nos encontramos en un universo paralelo en el cual de acuerdo a la Dictadura no existe crisis humanitaria, no hay problemas en los hospitales, la escasez y el desabastecimiento son fantasías, la diáspora son  inventos y la inseguridad es una sensación. Este universo mágico tiene una organización política para el Estado, aparece el ministerio de magia ente que se encarga de crear realidades inexistentes con el brazo de la estructura mediática. Difunden mensajes distractores para confundir a los venezolanos y mantenerlos en este universo paralelo, en el cual la magia y la fantasía es la regla. Todos los esfuerzos del régimen están centrados en la concreción de un fraude electoral anticipado, como acción desesperada para evitar las sanciones impuestas por malvado mago. La legitimación pretendida producto de un proceso electoral engañoso está en duda profunda, dejando al pobre aprendiz en una situación delicada para poder alcanzar los anhelados poderes especiales.

Maduro debe recurrir nuevamente a la escuela de magia ubicada en Cuba,  para buscar en los libro, los poderes que le permitan solucionar los problemas delicados que vive la nación. La varita mágica producto del abuso y la falta de mantenimiento entro en desuso, limitando la actuación del presidente aprendiz, la gestión pública es un total y absoluto fracaso. Sin embargo el presidente busca en la piedra filosofal los aliados encantados que le ayudaran a derrotar a la guerra económica. Ante la ausencia de salidas y propuestas concertadas con la finalidad de emerger de las catacumbas, recurre a sus habilidades de bailarín sin ritmo y cantante desafinado.

Las fosas oscuras en las cuales se encuentra el país requiere una salida mágica, la varita debe ser repotencia el 20 de mayo, para poder el presidente sacarnos a la superficie y que el sol con su brillo termine de realizar el milagro. Pero la treta mágica tiene un enemigo y, es la poca participación en estos juegos electorales, no hay motivación para concurrir y observar la consolidación del fraude. Sin este elemento los poderes mágicos no se podrán alcanzar, en consecuencia, el presidente debe retornar del universo paralelo y enfrentar con decisión las realidades que vivimos, que no son fantasías, sino, un cumulo de males, errores y corruptelas que amputaron la esperanza del pueblo. Ni siquiera los espíritus de la sabana están acompañando la propuesta electoral, la comunidad internacional observa con mucha atención la intentona, los organismos financieros internacionales olfatean la ruina y descomposición del régimen. El petro y la reconversión monetaria caminan por un tormentoso sendero, lleno de incoherencias y desatinos  que muestran las falencias de las propuestas.

Proponer resolver los problemas luego de 20 años en el poder, esconde en el fondo la incapacidad de la Dictadura para corregir los problemas generados por ellos mismos y el desprecio por los infortunios que padecemos  los venezolanos. El carnet de la patria avanza en su política de control social y su efectividad será puesta a prueba el 20 de mayo, teniendo presente que el descontento le llega también a los seguidores del gobierno y la varita mágica de Maduro no logra mandar una pequeña chispa de fantasía. En la recta final del festival de cotillones electorales, a Maduro únicamente le queda el reparto de bonos sin respaldo para conquistar la desconfianza generalizada de los venezolanos. La ilusión montada en los últimos días en el desarrollo de la campaña, demuestra el deslave en el apoyo del régimen por parte de sus seguidores, los desechos entregados como basura representados en bonos, representa la irresponsabilidad en el manejo de las finanzas públicas  e impulsa la hiperinflación que vivimos. El mago aprendiz es incapaz de resolver los problemas, la única salida posible de este universo paralelo, es el retiro de la Dictadura y su corte constituyente.

gguillermorb@yahoo.com   

@germanrodri

@germanoveja