La primavera e Isabel

Sortilegios y conjuros

La pequeña Isabel, iba en el auto con su mamá, quien en repetidas ocasiones decía ¨San Pancracio consígueme un espacio¨ porque no encontraba un lugar donde estacionar, para ir a la exposición de orquídeas y suculentas que había en el colegio de su hija, por el inicio de la primavera.

-¡Mamá, mamá! Mira allí hay un espacio, donde te puedes estacionar. ¡Apúrate! Ya es tarde y me voy a perder delo mejor, que es cómo cuidar mis plantas.

-Está bien hija, ya me estacioné.

-Uff! Por suerte, llegamos a tiempo, aún no empieza…

20 minutos después (un experto en plantas)…

         -Buenas tardes niños y niñas de la escuela, de los amigos de las flores, hermanos de los árboles y confidentes del espacio. Bienvenidos, ¿quieren saber cómo cuidar sus cultivos?

         -¡Siii!

         -¡Préstenme mucha atención! Deben colocarse frente a sus plantas, elevar sus brazos y darle gracias a Dios por ellas. Ah, lo olvidaba, deben crear un fumigador que ahuyente la plaga. Les daré la receta: polen de las flores (solo si estás en primavera), miel de abeja, un cabello de la más viejita de tu casa, agua filtrada o en su defecto agua del Himalaya, nuez moscada (para que ahuyente las moscas), 200gr de tierra de Júpiter y para finalizar y no complicarte tanto, una pizca de sal (al agregarla en la mezcla debes decir: sal plaga de mis plantas, sal que no te quiero aquí, sal que me molestas, sal fuera de aquí)

         -¡Oh mamá, lo intentaré cuando llegue a casa!

Valentina Balza. Estudiante