Los libros me salvaron la vida

Abril es el mes del libro, porque  se celebra su día Internacional, con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor(Copyright). Desde 1996 es una conmemoración internacional promovida por la UNESCO.

Aquí en Venezuela, y a pesar de las obvias limitaciones que padecemos, los amantes de la lectura, algo haremos, al menos  escoger el libro que más nos guste, caerle a besitos, olerlo, sentirlo y releerlo, porque es tanto lo que le debemos a esa actividad deliciosa que nos ofrece recorrer con los ojos las páginas de nuestros títulos, que vale la pena festejarlo .Absorber sus conocimientos, adentrarnos en el universo de experiencias que están allí, a nuestro alcance.

Existen personas que desde muy pequeñas han sentido una pasión especial hacia la lectura, y se dedican, no solamente a leer, sino también, y muy importante a enseñar a leer, es decir, enseñan a degustar una lectura, desde todo punto de vista, porque la lectura conlleva un proceso, donde intervienen muchos factores:Identificación de letras, percepción, léxicos, sintácticos, semánticos, gusto y pasión.

Una de esas personas especiales, amantes de la lectura, es Susan Castro Rodríguez, periodista egresada de la UCV y con una vasta experiencia en todo lo que se refiere a promover la lectura en los más jovencitos porque trabajó en Biblioteca Nacional, en FUNDALECTURA y en el Banco del Libro como Promotora de Lectura y Evaluación de Libros y Colecciones Bibliográficas para niños y adolescentes.

Susan el hada de los cuentos

Susan es como un hada de los cuentos que con su varita mágica  toca el corazón de los infantes para acercarlos a la lectura. Ella tiene una voz muy dulce para contar historias, una mirada cariñosa, y sobre todo sabe cómo hacer para que desde muy pequeños “aprendan a leer”.

Ella nos relata una experiencia, digna de mencionar:”Le enseñé a leer a un muchachito que no tenía libros. Tampoco en su casa había libros. Fui a un estante de mi biblioteca personal y tomé unos seis libros y se los regalé. Le dije: “aquí tienes estas novelas cortas para que puedas leerlas en tu hogar. Son tuyas. Te las obsequio”. Sonreímos los dos en ese momento;  nos despedimos con un, hasta luego. Pasaron los meses  y para mi asombro cuando pude conversar con él, otra vez, el niño me habló mirándome fíjame a los ojos: “Maestra  los libros me salvaron la vida”.  Respiré. “Vamos cuéntame con detalles”…  Él me relató que en su barrio se armó un tiroteo entre bandas delincuenciales.  Una bala perforó el latón que servía de pared en su cuarto, el niño estaba, justo en ese momento, leyendo una novela  con una linterna debajo de su cama.El estar en ese lugar, evitó que la bala, lo lesionara.  Así que-emocionada-  lo apurruñe. Nos abrazamos a la vida. Confieso que se me salieron las lágrimas. Yo sé perfectamente lo que significa que los libros te salven la vida, pues crecí en un barrio muy pobre de la Cota 905 en Caracas, y mi único acceso a la cultura eran los libros e ir al cine “La Castellana” una vez al mes.A la lectura le debo en gran parte los logros personales e intelectuales que hasta ahora he cosechado, relata Susan visiblemente emocionada.

-Susan ¿por qué es importante leer?

-Leer nos permite acceder a “mundos que sólo pueden ser visto a través de los ojos de un extranjero, un explorador o de un historiador”, así lo escribió Steven Pinker en “Los ángeles que llevamos dentro”. Nos conectamos con las demás personas cuando la lectura es compartida y a medida que nos formamos como lectores nuestra compresión se fortalece. Asumimos la libertad plena de leer lo que queremos en el lugar y el momento que nos agrada. En su libro “Una historia de la lectura” Alberto Manguel nos dice que con la lectura obtenemos nuestra propia identidad y conocemos realidades distintas a la nuestra.  El espacio amoroso que un lector crea con su libro no admite otra presencia .Aprendemos a disfrutar de la soledad y tranquilidad con una buena lectura.            Los libros nos brindan la libertad de imaginar las cosas de forma distinta.    Podemos releer un libro muchas veces y siempre será un libro distinto. Leer es la medicina perfecta para bajar los niveles de estrés. Son compañeros en el sendero de la vida.

Nosotros que vivimos enamorados del acto de leer, no nos cansaremos de recomendarles a nuestros queridos lectores, que se acerquen a la lectura siempre que les sea posible. Estamos seguros que experimentarán todos los beneficios que Susan Castro, nos ha señalado y  también vivenciarán sus propias y especiales sensaciones en torno a ese maravilloso hábito.

Susan compartió con nosotros su tiempo y consejos, el hada de los libros siempre tiene magia por hacer, por esa razón atiende niños en su  casa y los lleva de la mano a los fascinantes espacios de la literatura.

Arinda Engelke.