Los periodistas no son terroristas cumplen su labor de informar los hechos

Criminalizar la labor periodística calificando de “terroristas” y sometiendo al escarnio público a los periodistas que cumplen su labor de cubrir un hecho noticioso de interés público, constituye una evidente amenaza al ejercicio de la profesión y al derecho a la información que tienen los ciudadanos.

Así lo indicó Pilar Guerra, Secretaria General del Colegio Nacional de Periodistas Seccional Cojedes a propósito de los señalamientos al periodista Alexander Olvera, quien por las redes sociales ha sido etiquetado de “terrorista” ante la legitimidad de buscar información oportuna y veraz.

Añadió la portavoz gremial que en los últimos días las movilizaciones de la sociedad civilha suscitado enfrentamientos de sectores que tienen diferentes perspectivas de la situación país y endonde la labor de los periodistas ha estado centrada en cubrirlas como un hecho noticioso que se ampara en derechos consagrados constitucionalmente.

Aunado al caso de Olvera, dijo la secretaria cenepista, se suman las situaciones a las que estuvieron expuestos, el pasado 19 de abril, los periodistas Briggitte Gerdel y Rigoberto Sandoval del Diario Las Noticias de Cojedes, además deAstrid Rivas de Class 98.7 F.M.,quienes se resguardaron en las instalaciones de la emisora porquefueron perseguidos y amenazada su integridad física.

El periodista se debe a la verdad, por tanto, está comprometido ética y moralmente en reflejarla a través de su trabajo. El pueblo, los ciudadanos, son quienes le confieren un elevado grado de credibilidad y confiabilidad.

Pretender etiquetarlo de “terrorista” es un irrespeto e irresponsabilidad, debido a que el periodista no es una amenaza para la paz, ni para la seguridad y el orden,ni su labor es coaccionar; todo lo contrario, es velar por el respeto y la garantía de derechos humanos y libertades fundamentales, así como por principios esenciales dela democracia y el respeto al Estado de Derecho.

CNP Seccional Cojedes