Mario Bonucci Rossini, Rector de la ULA, ante el fallecimiento del Dr. Miguel “Michel” Rodríguez Villenave

El fallecimiento de las personas que admiramos y apreciamos siempre nos invita a la reflexión sobre lo que significa nuestro andar por esta vía llamada vida.

La forma como actuamos, las amistades que cultivamos, las vidas que de alguna manera tocamos, las obras que dejamos atrás, son esas y muchas otras cosas más las que hablarán en nuestro nombre cuando ya no estemos físicamente en este plano terrenal.

De la misma manera que los grandes hombres y mujeres, esos que estudiamos desde niños, se han inmortalizado en la conciencia colectiva gracias a sus acciones, se inmortalizan nuestros seres queridos, especialmente quienes consagraron su vida a un propósito, con amor y dedicación despertando nuestra más sincera admiración, convirtiéndose incluso en ejemplo a emular para muchos de nosotros.

Con esa idea en mente, me refiero hoy al Dr. Michel Rodríguez Villenave, quien con su personalidad siempre amable y su gran amor por su Universidad de Los Andes marcó la memoria de todos quienes nos sentimos parte de esta gran familia y a quien hoy, nuestro creador ha llamado a su lado.

El Dr. Carlos Guillermo Cárdenas hace una descripción de nuestro apreciado Ex Rector en un artículo titulado “La Universidad Siempre”, del cual suscribo cada una de sus palabras y tomo algunas ideas que expongo a continuación.

La personalidad sencilla, de mente rápida y perspicaz, su actitud de estudioso incansable y su dilatada memoria, la cual le caracterizó desde sus primeros años de vida, convirtiéndose en una de las características más resaltada por quienes tuvieron la oportunidad de conocer a nuestro apreciado Rector.

Venezolano nacido en París, ejerció el Rectorado de la Universidad de Los Andes entre 1992 y 1996 con dignidad y apego a la institucionalidad universitaria. Habiendo ocupado previamente destacados cargos con ejemplar desempeño, a saber, Decano de la Facultad de Economía en dos períodos y Vicerrector Administrativo.

Fue un Rector que siempre procuró una universidad unida y en paz, guiándola ante todo con un carácter humano, lo cual permeó su entorno haciendo de esta una universidad más sensible, además de haber dejado huella plasmada en la ampliación, construcción o puesta en funcionamiento de más de 40 mil m2 de área física.

En estos días cuando recordamos con especial aprecio a nuestro amigo Michel Rodríguez Villenave, a quien despedimos con orgullo y agradecimiento desde su casa, la Universidad de Los Andes, esperando que su mística sirva de ejemplo e inspiración para las generaciones venideras.

Mario Bonucci Rossini

Rector