Marquina: Deuda del Estado representa la gran estafa, el gran robo del siglo XXI

La Asamblea Nacional debatió este martes acerca del “endeudamiento y quiebre del país por parte del régimen usurpador de Nicolás Maduro”. Destacaron las afirmaciones del diputado Alfonso Marquina al advertir que la deuda que tanto le hace daño al país constituye la gran estafa, el gran robo del siglo XXI. “Si es grave la corrupción en la emisión, más grave es en la ejecución”.

El parlamentario cuestionó los señalamientos del gobierno de Maduro sobre las sanciones políticas internacionales y la crisis económica y social que atraviesa el país. “Venezuela hoy está hipotecada. En 20 años, durante la bonanza petrolera más alta y larga de la historia, el país fue endeudado como nunca, acrecentando su deuda a cifras exorbitantes. Pretenden decir que la actual crisis es producto de las sanciones. Es un descaro, la crisis eléctrica es su culpa, así como la deuda de Pdvsa”.

Acusó a Maduro de no pagar a los proveedores de la estatal petrolera, que está endeudada con los bonos que emitió. Refirió que se necesita cuatro veces lo que se está importando para poder asumir la deuda. “Gastaron más dinero en deuda que en los servicios de salud. Es un gobierno maula, que no paga lo que debe. Hoy no tenemos la capacidad de pago y por eso desde 2017 estamos en default. Lo que sea legal se pagará, pero lo que haya servido para satisfacer la voracidad del gobierno de Maduro será revisado y llevado a la justicia”.

El diputado Omar Barboza intervino en la discusión haciendo referencia a las causas de la crisis venezolana. Dijo que la razón fundamental es de tipo político. “Ese Socialismo del siglo XXI que imponen es una de las causas, así como un régimen profundamente corrupto y un gobierno autoritario y de mafias”.

Para sustentar sus afirmaciones mencionó a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Nombró la pérdida de la autonomía del Banco Central de Venezuela (BCV), como promotor principal de la destrucción del salario. Se preguntó cómo puede marchar la economía del país con cifras escondidas. “Hoy el pueblo paga las facturas del desastre de Venezuela, sin gasolina ni gas directo. El ataque a la propiedad privada, que aleja las inversiones. La destrucción del sector eléctrico como consecuencia de la corrupción”.

A su juicio, inmediatamente después del cese de la usurpación se tendrá que implementar un programa de asistencia económica internacional a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y todos los organismos internacionales que quieran ayudar. “La reestructuración de la deuda, será negociando con los acreedores, de manera de impulsar la producción y el consumo. Disminuir el riesgo país y atraer la inversión extranjera. No somos partidarios de las políticas contractivas, debemos impulsar el desarrollo económico que genere los ingresos fiscales y el equilibrio. Debemos estimular la restitución de la propiedad privada, unificar el mercado cambiario y liberar los precios. Incluir en el Plan País el incremento de la producción petrolera nacional, que nos permitirá asumir los compromisos a mediano y largo plazo, obviamente cambiando el modelo a una economía diversificada”.

Por su parte, el diputado Luis Stefanelli indicó que Venezuela está de número uno mundial en el ranking de deudas. Señaló que el régimen ha consolidado la deuda del país con su corrupción, incapacidad, impericia y maldad. “Esta irresponsable actitud ha conducido prácticamente a perder Citgo, pero este Parlamento logró salvar la empresa. Las únicas deudas que están al día son los bonos 2020, del resto no estamos al día con ningún deudor. Este régimen usurpador no está en condiciones de ponerse al día. Frente a esta situación, no podemos más que condenar la irresponsabilidad de contraer deudas para eludir controles y presentación de cuentas”.

Continuó la discusión el diputado Williams Dávila. Mostró imágenes asegurando que Venezuela multiplicó por seis su nivel de deuda. Precisó que esa deuda de 160 mil millones de dólares comprueba que el de Maduro es un régimen totalitarista, que trata de emular un pensamiento bolivariano, pero lo que ha hecho es traer pobreza y endeudamiento, carencias por completo de los servicios públicos y el quiebre de las empresas del Estado. “En vez de aprovechar la bonanza petrolera, dilapidaron el dinero. Aceleraron el endeudamiento público. En 2012 la llevan a 120 mil millones de dólares. El default de la deuda comenzó en 2017 cuando decidieron no pagar. No es por culpa de las sanciones la situación que vive Venezuela”.

Puntualizó que esa narrativa que afirma que la catástrofe social y económica es por la guerra económica no es válida, puesto que no pagaron intereses y suspendieron todos los pagos de sus obligaciones. Agregó que no tuvo nada que ver la AN ni el imperialismo, fue su revolución que echó por tierra los derechos  de los venezolanos. “Qué hicieron con los ingresos petroleros cuando la época de las vacas gordas. Utilizaron a la banca para convertirlos en una herramienta para el endeudamiento público. Lo que vemos es el desastre del país producto de la imposición de un modelo económico que no condujo a nada”-culminó. (Prensa AN)