A media semana: El inviable régimen de Nicolás llega a su final

Por: Alex Vallenilla…

La tragedia venezolana sigue avanzando, lenta y de manera inexorable. El régimen sigue impulsando el colapso general de la sociedad con cada medida o anuncio que hace. Llegó el impago de deuda, oficialmente al no poder pagar 200 millones de dólares de intereses, ya fuera del lapso de gracia, las calificadoras de riesgo han colocado al país en “default”, es decir en impago.

La crisis de pagos, con la desaparición del dinero efectivo, la hiperinflación, la escasez de bienes y servicios, el hambre generalizada, la pobreza en 70%, y ahora el mundo financiero que siempre confió en el régimen porque nunca había dejado de pagar, se vienen encima. El país ya está colapsado por donde se le quiera ver, es preciso intentar colocar gasolina, subir a un microbús, sacar algo de dinero de un cajero automático, comprar una simple galleta, todo eso es inaccesible para la gran mayoría, debido al colapso general de la sociedad.

El país está en serios peligros, a merced del mundo. No hay prestancia en las fuerzas militares si aquí ocurriera alguna intervención, invasión o si los países vecinos intentaran anexarse nuestro territorio. La situación de indefensa y de pérdida de soberanía, son los rusos, gringos y europeos, repartiéndose las riquezas venezolanas, es el paso previo para luego imponer un nuevo gobierno, que responda a esos intereses, a cambio de una especie de democracia, en la que mandarán los grandes intereses globales, sobre todo los petroleros, que es el sector que se ha interesado por Venezuela.

El régimen de Nicolás se ha vuelto inviable totalmente, de hecho, está abandonando espacios lentamente, en silencio. Es preciso visitar cualquier instalación o institución que haya estado regida por unos 15 años por esa especie de langosta roja, para saber el daño que han causado, la destrucción de todo lo que tocaron, la situación de abandono en que quedó y lo más importante, las han dejado abandonadas. Este régimen está en retirada, ha comenzado en algunas instancias, los grandes jerarcas, ya con su plan y acuerdos, exigen inmunidad, que lo más seguro es que la logren, las grandes potencias necesitan restablecer condiciones mínimas en Venezuela. No es el final que todos esperaban, pero final. Comenzando 2018 tendrán que apurar el paso, porque los motines del hambre se harán sentir con mucha fuerza en el primer trimestre.

@alexvallenilla