Merideños continúan padeciendo dificultades en el servicio de transporte

Merideños continúan padeciendo dificultades en el servicio de transporte, este 10 de mayo la dificultad para trasladarse en el estado de Mérida se mantiene debido a la poca afluencia de buses, los habitantes de la ciudad capital se ven obligados a esperar incluso por periodos de 2 horas el transporte que los movilice hacia sus zonas de trabajo y estudio.

Desde hace algunos meses atrás esta problemática sigue acrecentándose cada día, la escasez de transporte viene dada por el alto costo de los repuestos, lo cual hace que los transportistas mantengan unidades sin trabajar, este problema causa dificultades para toda la población merideña que depende de este servicio para lograr llegar a sus trabajos o casas de estudio, servicios como el proporcionado por las universidades con dos buses de ruta estudiantil presentan una posibilidad para aquellas personas que comienzan su jornada a tempranas horas del día, a pesar de ello en el resto de la jornada se observa un gran cantidad de transeuntes en las paradas de autobuses esperando la oportunidad para movilizarse.

Esta situación causa que los habitantes se vean obligados a subir en camiones y autos privados, los cuales al detenerse para prestar esta colaboración se llenan de personas que intentan llegar a su destino, esto supone un gran riesgo para los merideños ya que estos vehículos no cuentan con las condiciones necesarias para transportar a tantas personas.

Desde la parada principal en la plaza Matriz de Ejido ya se puede visualizar a personas trasladándose de pie en las unidades, al igual que en la ciudad de Mérida, por lo cual lograr subir estos vehículos se torna realmente complicado para aquellas personas que no habitan cerca de este punto de la ciudad; en el servicio del trolebús la situación es similar, grande colas de gente para ingresar a las unidades que suben repletas de personas desde la primera estación y los buses que prestan las universidades no se dan abasto para trasladar a las personas. Por: José Rojas-Practicante UNICA