Merideños se enfrentan a la inflación y escasez de efectivo

Hoy en día los merideños que salen a diario a desempeñar sus actividades laborales o académicas,  deben enfrentar no sólo la inflación sino a la escasez de efectivo.

Una persona laboralmente activa puede ir al banco de dos a tres veces por semana, antes de ir a su trabajo, para retirar un máximo de 6000 BsS diarios, entre el cajero automático y la taquilla. Lo que da un total de 18.000BsS semanales.

Según un padre de familia, el sueldo mínimo integral más trabajos extras solo alcanzan para cubrir tan solo un 50% de la cesta básica.

Por otro lado están los estudiantes, algunos con un trabajo de medio tiempo en el que ganan un poco más de sueldo mínimo, y van al banco una vez por semana. Algunos de estos muchachos cuentan con un familiar que trabaja en alguno de los países vecinos, cosa que les permite cubrir parte de las necesidades básicas.

Están también los estudiantes hijos de hacendados, quienes dicen no portar por la entidad bancaria debido a que el jefe de familia mueve grandes flujos de dinero por transferencia. Estos a su vez dicen no preocuparse por la situación del hogar debido a que la producción del fundo, les permite contar con los alimentos que necesitan.

Para finalizar con la población estudiantil, están aquellos quienes dicen ir unas cuatro veces por semana al banco, lo que se traduciría en 12000BsS tan solo por cajero. Por lo general van en su tiempo libre. Según lo consultado, dicho monto les sirve para cubrir el transporte pero más nada y claramente dicen que en su casa no les alcanza para costear la cesta básica.

Y por último se puede citar a la población de pensionados quienes afirman ir una sola vez al banco para cobrar la pensión de 40.000 BsS. Las personas consultadas manifestaron vivir solos y que dicho monto no les alcanza para cubrir las necesidades básicas, por lo que algunos reciben ayuda de los hijos. Marta Rengel. Practicante UNICA.