Mondongo ideológico

Mondongo ideológico

Por: Jesús Elorza

A los pocos minutos de haber sido designado como Director del Instituto de Altos Estudios sobre el Pensamiento de Chávez, su hermano se preguntaba ¿Como voy a hacer para dar a conocer el ideario de Hugo? Recuerdo, se decía a si mismo, que en su infancia era muy disperso en sus ideas. Un  día manifestaba  que era Maisanta y al otro que era Zamora. Luego, la cogía por ser pelotero y nos invitaba a jugar chapita o pelotica de goma. Con mi Rabo e Cochino voy a llegar a las grandes ligas, les gritaba a todos. Nunca paraba de hablar y auto elogiarse. Era tal su dispersión, que nuestra abuela, se refería a él como el loquito. Mi nieto, lo que tiene en la cabeza es un mondongo ideológico….habla de todo y nunca concreta nada. En materia de historia era Bolívar, Pez y Antonio José de Sucre al mismo tiempo….cuando se ponía bravo…argumentaba ser  Boves.

Creo, que con esos datos, mejor comienzo a construir el pensamiento de  mi hermano Hugo a partir de su ingreso en la academia militar y dejo de lado esa mondonguera. Pero, que va, ingreso a la academia como ¡Pitcher! Y su máxima preocupación era ser como el Látigo Chávez a lo mejor esa locura le dio por llevar similar apellido. Su ideario, a través de los años en la escuela militar quedo reducido a bolas, strikes, outs, hits y jonrones…mas nada.

Un día, se me prendió el bombillo y lo lleve a una reunión conspirativa con Douglas y me dio la impresión que la cosa le gusto por que a partir de ese momento comenzó a pedirme libros que tocaran el tema político. Con el tiempo, me di cuenta que mi hermano reducía la lectura de los textos a la contraportada de los mismos. Una vez, le entregue las obras completas de Mao Tse Tung y al día siguiente me dijo que las había leído…ese chinito si era arrecho…en 370 días recorrieron 12.500 kilómetros. Cuando le pregunté sobre la Revolución Cultural…se limito a decirme que solo tenia interés en los asuntos militares…la cultura no es mi fuerte, me dijo.

No me queda otra alternativa que concentrarme en el golpe de 1992, la frase “Por Ahora” y el Árbol de las tres raíces…eso es lo que hay. Hasta que llegó Fidel y la indigestión ideológica  se hizo más evidente. Ya en el gobierno, cuando tuvo la oportunidad de conversar con el argentino Ceresole… se volvió loco. Se creyó Perón y sus principales ideas fueron: liquidación de los partidos, alianza clave trabajadores-militares, comunicación directa jefe-masas populares, discurso populista y distribución de bienes más allá de lo que se produce.

Luego, le cogió el gusto a los viajes y en su recorrido por el mundo se le salio la clase al compartir con sus hermanos de lucha Saddam Hussein, Muammar Gadafi, Mugabe y sin recato alguno se declaraba simultáneamente marxista, islamista, tercera vía, demócrata y cristiano.

En materia económica, la indigestión fue mayor cuando dijo, que compartía por haberla “leído bien” la tesis del chileno Carlos Matus quien fue consultor de Cordiplan y asesor del VII Plan de la Nación… o sea que su ideario económico paso de revolucionario a neo-liberal. Mas adelante, recoge las velas y con Heinz Dietrich, propone su Socialismo del Siglo XXI que nadie sabe explicar.

Siguiendo las orientaciones de Fidel inundó al país de cubanos y les dio en regalía más de 100.000 barriles diarios de petróleo. Utilizando su lenguaje deportivo, creo que mi hermano la botó de Jonron, cuando propuso la integración de Cuba y Venezuela en una sola republica.

Razón tenia la abuela, Hugo lo que siempre tuvo en la cabeza fue un mondongo ideológico y ahora me asignan la tarea de difundir el pensamiento y los valores del Comandante Eterno y Líder Único de la revolución Socialista del Siglo XXI…solo me resta decir No es fácil…No es fácil….y menos ahora que reencarnó en un pajarito.

Comunicación Continua de José León - Rif: V-08025573-6 Mérida-Venezuela

Scroll to top