Monseñor Enrique Rojas obispo auxiliar de Mérida visitó piso 7 del Iahula

“Visita de hoy al Iahula, me compromete más con Venezuela libre que todos deseamos”

Tuve hoy la gran oportunidad de visitar dos espacios del hospital universitario de Mérida que como Obispo Auxiliar, no había logrado. Con un grupo pequeño de unas damas de aquí de la ciudad que me pidieron las acompañará para ellas llevarle a los recién nacidos una cobijitas, toallas y forros para sus cunitas, elaboradas por ellas mismas en sus casas y en ratos libres, me conmovió mucho verlas con el amor, la alegría y la satisfacción que entregaron este donativo, el cual bendije junto al personal de turno.

Di la bendición con agua a este grupo de 11 niños que nacieron anoche y hoy en la mañana. A todos uno por uno me detuve a bendecir con el agua y el lugar donde ellos están.

Pero como sabemos ir el Obispo a un lugar de estos no es sólo a lo que se tiene programado, sino a atender todo lo que encontramos en el recorrido. También fuimos a visitar a los niños enfermos con cáncer. Pude tener un momento muy cerca de Dios en la mirada de todos esos niños por los que hicimos oración junto a sus familiares.

No pudimos olvidar por supuesto al niño desaparecido y robado del hospital me refiero a Jael, el niño de Mucuchies por el cual también hicimos oración para que aparezca lo más pronto posible y sea devuelto a sus padres.

El personal de las diferentes áreas recorrida también me pidieron bendijera los espacios y a ellos porque a veces sienten no poder más con toda esta situación país y todo lo que esto les dificulta poder trabajar y cumplir cómo debe ser.

Bueno como se pueden imaginar me sentí muy cerca de Dios compartiendo con todos ellos y al servicio del rebaño que Dios aquí en Mérida a través de la Iglesia nos ha confiado al Sr. Cardenal Porras Cardozo y a este servidor.

Querida gente no perdamos de vista la fe, la esperanza ni la confianza de que juntos lo vamos a lograr si seguimos haciendo lo que nos corresponde desde nuestras obligaciones, deberes y puestos al servicio de todos nuestros hermanos más necesitados.

Dios nos ama y nos bendice para que continuemos juntos hoy más que nunca por el rescate de esta sociedad con todos sus valores y principios fundamentales. Gracias a esas queridas damas que hoy le llevaron calor humano y calor con las cobijas a los niños recién nacidos en nuestro hospital que juntos vamos a seguir rescatando. Dios me los bendiga a todos siempre. +Luis Enrique Rojas Ruiz. Obispo Auxiliar de Mérida. 14/08/2019

Nota enviada por Monseñor Enrique Rojas