Músico venezolano denuncia trato discriminatorio en aeropuerto de Ciudad de México

Jesús Alexander Pérez permaneció retenido e incomunicado durante más de 10 horas en un cuarto, angosto y oscuro, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. “Me trataron como un delincuente”, relató. Su travesía no ha culminado. Las autoridades de migración lo enviaron a Bogotá, ciudad donde permanece sin recursos para costear un pasaje y solventar su situación migratoria.

“¿A qué vienes a México?”, fue la primera pregunta de los funcionarios de migración hacia Jesús Alexander Pérez a su llegada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Es venezolano, nacido en El Tocuyo, estado Lara, y uno de los músicos más destacados del país, con una trayectoria de más de 20 años. Pérez, integra la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar desde hace 15 años, es profesor de viola del Sistema de Orquestas venezolano y del Conservatorio de Música Simón Bolívar.

Pérez arribó a Ciudad de México el 8 de marzo, a las 8:40 de la noche, procedente de Bogotá. Viajaba para reencontrarse con su esposa Mildred, quien posee la nacionalidad mexicana por naturalización además de tener a su hermana mayor, tíos y primos en ese país. Asimismo, anunció a las autoridades del aeropuerto que su visita se refería a que “iba a trabajar con un cuarteto, pero el funcionario me pidió que le mostrara la carta de invitación, y yo no tenía una carta impresa porque en la Embajada (de México en Venezuela) me dijeron que no la necesitaba”, explicó el músico.

Asimismo, indicó que, la Embajada le dio esa información la recibió al momento de tramitar su visa de residencia, la cual “fue aprobada y tiene vigencia desde el 31 de enero de 2018”. Posteriormente, le hicieron llenar un cuestionario además de pasar 40 minutos en un pasillo, además de denunciar malos tratos de parte de una funcionaria que le realizó un segundo interrogatorio. Más tarde, Pérez fue llevado a un cuarto pequeño, oscuro y sin ventanas, donde permaneció por más de 10 horas.

“En aquel espacio reducido, solo había bancos de cemento empotrados a la pared y colchonetas arrumadas al fondo; el baño no tenía puerta, ni extractor de aire. Jamás estuve en una situación similar. No lograba comprender cómo y bajo qué argumentos estaba retenido”, relató el músico venezolano. Era su tercera vez en México, ha visitado más de 27 países alrededor del mundo y nunca, reiteró, “había vivido algo parecido”.

A la mañana siguiente, le notificaron que sería devuelto a Bogotá. El vuelo de regreso a Colombia. Dos oficiales lo condujeron hacia el avión “me llevaron custodiado cual delincuente. El oficial me montó en el avión y me entregó el pasaporte”. El oficio enviado por el instituto a la aerolínea para que Jesús Alexander Pérez viajara de regreso a Bogotá expresa lo siguiente “el Instituto Nacional de Migración en el Aeropuerto de la Ciudad de México ha determinado que la siguiente persona ha sido calificada inadmisible al territorio nacional y, en consecuencia, se ha decretado su rechazo”.

Sin embargo, la travesía no ha culminado. Pérez permanece en Bogotá con ayuda de unos paisanos que le brindaron alojamiento. No hay cupos disponibles en vuelos de Avior Airlines hacia Caracas, aunque se ofertan vía internet con pago en dólares. Sus posibilidades de adquirirlo son escasas, la mayor parte de los ahorros de su familia fueron usados para costear su viaje original.

Nota importante: En agradecimiento a su servicio desinteresado y como muestra de hermandad, invitamos a todas aquellas personas e instituciones en el ámbito mundial que tengan la posibilidad de ayudarlo, a prestar apoyo para hacer contactos con embajadas y consulados, tender puentes con el gobierno de México, así como proporcionarle hospedaje, alimentación o recursos que le permitan realizar trabajos en Bogotá, costear el pasaje y solventar su situación migratoria. Para contacto directo: alexviol2@gmail.com.