Ocre-ULA busca alternativas para bajar costos de los procesos de carnetización

La Oficina Central de Registros Estudiantiles (Ocre) informa a toda la comunidad universitaria que se inició el proceso de carnetización para los estudiantes de nuevo ingreso, a pesar de contar con poco material, el cual ya se ha adquirido, se logró realizar los procesos en la Facultad de Arte, Facultad de Arquitectura y Diseño Industrial, Facultad de Ciencias y la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la ULA.

En las próximas fases se va a implementar una nueva forma de bajar los costos de estos procesos de carnetización, y en este sentido, informó José Cerrada, director de la Ocre, que se estará haciendo la renovación del carnet con un troquel utilizando el mismo plástico de los carnés vencidos, tanto para el personal ATO como para los profesores, esta nueva modalidad se pondrá en práctica porque no hay material para poder entregar un carnet nuevo.

“Hemos estado en conversaciones con la empresa matriz que distribuyen el material y me informan que no tienen existencia de éste, principalmente porque la impresora que estamos utilizando es muy obsoleta y estas empresas nos cotizan actualmente con un equipo nuevo para el cual sí se consigue el material, aparte que hemos comprado material en otras empresas que sale más costoso que con el distribuidor directo. Para esta semana estaremos haciendo una organización de las facultades que quedan, entre estas las más grandes, para ver cuánto material queda del proceso realizado en la Facultad de Derecho y en función de este material iremos a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces)”, indicó el profesor Cerrada.

En cuanto a los núcleos, resaltó el profesor Cerrada que el Núcleo de Trujillo tiene material, ya que se les dio, a principios de año, alrededor de 2 mil carnés, pero han estado paralizados con la emisión, porque la impresora se les dañó y el personal técnico que le da servicio a ese equipo ya no quiere prestar éste porque los repuestos no se consiguen, sin embargo han estado haciendo algunos intentos con el personal de la ULA, que tiene algo conocimiento de esta tecnología, pero todavía no ha sido posible poner operativa la impresora, no obstante en los próximos días se pudiera realizar este proceso, pero con la impresora que se encuentra en Mérida.

En referencia al Núcleo del Táchira, indicó el profesor Cerrada que se les apartó 250 plásticos con la respectiva tinta, de manera de poder hacer este proceso con ese material. “En conversaciones que he sostenido con el personal del Núcleo, me informaron que se están haciendo intentos con empresas del sector para que le surtan este material y, con la tecnología que tiene Ocre, es decir en función de lo que es la estructura gráfica del carnet, hacer ese proceso. Por su parte los profesores y el personal -al parecer- están dispuestos a correr con ese gasto, la cotización que se les da es de 15 mil bolívares por carnet. En cuanto a los costos para los estudiantes de nuevo ingreso, este carnet no se les cobra al igual que las renovaciones que también son gratuitas. Con respecto a la reposición de carnés robados o deteriorados, estos tendrán un costo de 750 bolívares para los estudiantes y para el personal de 3 mil bolívares. Eso no cubre ni los costos, ya que el costo de un carnet como nos cotizaron en el mes de julio esta alrededor de 10 mil bolívares entre plástico y cinta de la impresora, los costos hoy en día son altos, por lo que estamos buscando alternativas de cómo hacer el carnet de otra manera”, dijo finalmente el profesor Cerrada.

Golfredo Lobo / Prensa ULA / CNP 14.293

Foto Lánder Altuve