MI PLANETA: Alarma aumento del calor

“Las ondas de calor pueden ser normales en el mundo, pero no entiendo cómo las personas no ven los actuales peligros”, afirma el científico Camilo Mora de la Universidad de Hawái en Manoa. “En el 2003 las ondas calóricas extremas en Europa mataron a casi 70.000 personas”.

Los actuales estudios señalan en forma alarmante, y si pronto no se toma conciencia global sobre ello, que si no se reducen las emisiones de dióxido de carbono en el sistema invernadero, tres de cuatro personas pueden sufrir los letales efectos de súper calor en el 2100.

Pero como están las cosas, de las cuales la gente no se preocupa en demasía debido a todos los problemas existentes en muchos países en la actualidad, y sólo ve las noticias en los periódicos casi como un pasatiempo, que hasta al reducir los efectos invernaderos una de cada dos personas  a finales de este siglo sufrirá por lo menos 21 días de un calor extremo que puede ser mortal.

Así lo señala el análisis de un artículo de investigación publicado en “Nature Climate Change”.

Esas terribles ondas de calor aumentan año tras año matando a diferentes gentes en 60 distintas partes de nuestro planeta. Recordar lo sucedido en Moscú en 2010 donde fallecieron alrededor de 10.000 personas, y de 1995 en Chicago, donde otras cerca de 1.000 murieron debido a diversas causas de un calor letal.

Un nuevo estudio de la Universidad de Hawái corrobora que un 30% de la población mundial está expuesta al flagelo de las ondas de extremo calor por lo menos durante 21 días al año… y en aumento.

Muchas reuniones entre gobiernos del mundo pero los resultados son escasos: la parte económica y su bestial poder los mantiene confortables en sus oficinas con aire acondicionado, y por ende sus resultados preventivos son casi nulos.

Venezuela también pertenece al planeta Tierra y en muchas regiones el aumento del calor se hace sentir, pero cada año que pase será más.

Valentín Ladra