MI PLANETA: Las hormigas y las plantas

Una amistad de hace millones de años entre las hormigas y cierta variedad de plantas, donde algunas de ellas han desarrollado la habilidad de poder nadar en capullos acuosos que se cierran para atrapar ciertos insectos.

Así pudieron encontrar la interesante explicación los científicos Charles Clarke y Roger Kitching de la Universidad de Griffith de Australia al investigar las hormigas Colobopsis que habitan en este tipo de plantas que poseen una especie de copa. Otras hormigas –no todas son laboriosas ya que existen especies que son… perezosas- encuentran morada en las plantas sin causar daño, ya que con frecuencia viven en los tallos secos y huecos o en pequeñas bolsas de tierra acumuladas en las ramas.

Esta interesante información del National Geographic también señala que las hormigas habitan tanto en árboles como en la hierba, donde labran cámaras para habitar y buscar alimento con afán.

Tan sólo en la cuenca amazónica de Perú se han descubierto 72 especies distintas de hormigas en un solo árbol.

En una relación hormiga planta los insectos proporcionan nutrientes, protección y cuidados a los vegetales a cambio de alimento y refugio. Algunas hormigas que forman este tipo de fascinante relación sirven a sus anfitriones como verdaderos centinelas que rechazan a o matan a intrusos como escarabajos y orugas. Otras fertilizan al huésped con desechos de alimentos.

Cierto tipo de plantas han desarrollado estructuras especiales para albergar y alimentar colonias de hormigas, como hojas secas y semillas con apéndices y tegumentos comestibles. Muchas, no pueden vivir separadas.

Aquí me viene a la mente pues ya nadie parece recordarlo: ¿todavía existe el Oso Hormiguero?

Valentín Ladra