Qué es la dieta planetaria con la que se podría alimentar a 10.000 millones de personas

Promete salvar vidas y alimentar a 10.000 millones de personas sin causar daños catastróficos al planeta.

Los medios la han bautizado como “la dieta de salud planetaria” y se trata de una nueva propuesta para proteger a la Tierra de un grupo de más de 30 científicos de distintas áreas provenientes de 16 países del mundo, publicada en la prestigiosa revista especializada The Lancet.

Si bien este régimen no elimina completamente la carne ni los productos lácteos, requiere un cambio enorme en lo que ponemos en nuestros platos y pasarnos a alimentos que apenas comemos.

¿Qué cambios tengo que hacer?

Si comes carne todos los días, entonces ese es el primer gran paso.

Para la carne roja, tendrías que reducir la dosis a una hamburguesa a la semana o un bistec grande al mes. Y eso sería todo.

Line Gordon, profesora asistente en el Centro de Resiliencia de Estocolmo

Puedes servirte un par de porciones de carne o de pollo a la semana, pero es de las plantas de donde debe provenir el resto de tus proteínas.

Por ello, los investigadores recomiendan nueces y una buena ración de legumbres (frijoles, garbanzos y lentejas) todos los días.

También comer todo tipo de frutas y verduras, que deben ocupar la mitad de cada plato.

No obstante, otro de los sacrificios que se plantea está vinculado a la reducción de ingesta de los vegetales con almidón, como la papa o la yuca, que se consume ampliamente en África y en algunas partes del Caribe y Latinoamérica.

¿En qué consiste la dieta en detalle?

Esta debería ser su composición por día:

  1. Nueces. 50 gr
  2. Frijoles, garbanzos, lentejas y otras legumbres. 75 gr
  3. Pescado. 28 gr
  4. Huevos: 13 gr (lo que equivale casi a uno por semana)
  5. Carne: 14 gr de carne roja y 29 gr de pollo
  6. Carbohidratos: 232 gr de granos enteros (como pan y arroz) y 50 gr de vegetales ricos en almidón
  7. Productos lácteos: 250 gr (el equivalente a un vaso de leche)
  8. Verduras: 300 gr, y frutas: 200 gr

La dieta también habilita el consumo de 31 gramos de azúcar y aproximadamente 50 gramos de aceites como el de oliva.

¿El sabor será horrible?

Walter Willet, uno de los investigadores de la Universidad de Harvard que participó en el estudio, asegura que no tendríamos problemas de sabor y que, después de una infancia en una granja comiendo tres porciones de carne roja al día, ahora está bastante en línea con la dieta de salud planetaria.

“Hay una variedad tremenda allí. Puede tomar esos alimentos y juntarlos de miles de maneras diferentes. No estamos hablando de una dieta de privación aquí, es una alimentación saludable, flexible y agradable”, sostiene.

Derechos de autor de la imagen Molly Katzen
Image caption Estos son algunos platos de comida que cumplen con las reglas de la dieta de salud planetaria.

¿Se puede aplicar a la vida real o es solo una fantasía?

Este plan requiere cambios en las dietas en casi todos los rincones del mundo.

Europa y América necesitarían recortar masivamente la carne roja; el este de Asia, el pescado, y África, las verduras con almidón.

La humanidad nunca ha intentado cambiar el sistema alimentario a esta escala y velocidad“, afirma Line Gordon, profesora asistente en el Centro de Resiliencia de Estocolmo, institución que coordinó la publicación del reporte.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Según el reporte, el consumo de carne y azúcar debe reducirse en 50%, mientras que el de nueces, frutas, verduras y legumbres debe duplicarse.

“Ya sea una fantasía o no, una fantasía no tiene por qué ser mala… es hora de soñar con un mundo mejor”, sostiene.

¿A quién se le ocurrió esto?

Un grupo de 37 científicos de todo el mundo se reunió como parte de la comisión EAT-Lancet.

Son una mezcla de expertos con conocimientos que van desde la agricultura hasta el cambio climático y la nutrición. Tardaron dos años en encontrar los resultados que se publicaron recientemente en la revista médica británica The Lancet.

¿Salvará vidas?

La población mundial alcanzó los 7.000 millones en 2011 y ahora es de alrededor de 7.700 millones.

Se espera que esa cifra alcance los 10.000 millones alrededor de 2050 y que siga subiendo.

Uno de los problemas con este incremento poblacional es, justamente, cómo alimentarlos.

Los investigadores dicen que la dieta evitará que alrededor de 11 millones de personas mueran cada año.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Reducir el desperdicio de alimentos es clave para disminuir el impacto ambiental de la agricultura.

Ese número se debe en gran parte a la reducción de enfermedades relacionadas con dietas poco saludables, como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer, las principales causas de muerte en países desarrollados.

¿Podrá esta dieta salvar al planeta?

El objetivo de los investigadores fue presentar una dieta que sirviese de base para alimentar a más personas, mientras se minimizan las emisiones de gases de efecto invernadero, se evita la extinción de las especies y se preserva el agua.

Sin embargo, el cambio de dieta no es suficiente.

Para hacer que esto tenga resultado, también es necesario reducir a la mitad el desperdicio de alimentos y aumentar la cantidad de comida producida en las tierras agrícolas actuales.

¿Qué tan mala es la agricultura para el planeta?

Matt McGrath, corresponsal de medio ambiente de la BBC

El uso de la tierra para el cultivo de alimentos y silvicultura representa alrededor de una cuarta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, aproximadamente la misma cantidad que la electricidad y la calefacción, y mucho más que todos los trenes, aviones y automóviles del planeta.

Cuando se observa más de cerca el impacto ambiental del sector alimentario, se puede ver que la carne y los productos lácteos son los principales factores: en todo el mundo, el ganado representa entre 14,5 y 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por el ser humano.

La agricultura es también uno de los principales contribuyentes a las emisiones de metano y óxido nitroso.

Además, es una fuente importante de contaminación del aire con el amoníaco de las granjas, una de las principales causas de partículas finas, que según la Organización Mundial de la Salud, son una amenaza para la salud en todo el mundo.

Del mismo modo, cuando se trata de agua, la agricultura y la producción de alimentos son una de las mayores amenazas, ya que consumen el 70% de las fuentes mundiales de agua dulce para riego.

BBC Mundo

https://www.bbc.com/mundo/noticias-46832990