Razones y pasiones: Momento determinante

Por: Eleazar Ontiveros Paolini…

Los venezolanos en general, tanto chavistas como de oposición, están a la expectativa  sobre lo que sucederá el día en que los promotores y donantes de la “Ayuda Humanitaria” pretendan ingresar al país  lo que consideran  necesario para solventar problemas relacionados con la carencia en el país de un sinnúmero de insumos indispensables.  

A ese día se ha dado por llamar de inflexión, dado el hecho de que la misma es una función matemática donde los valores de una función continua pasan de un tipo de concavidad a otra. Por analogía se hace referencia al momento en que con seguridad  se producen cambios en la sociedad, pasando de una situación a otra diferente. También y parece más acertado, se le llama “Punto Crítico”, pues este se refiere a  una situación difícil y comprometida en la que es preciso hacer algo para que se produzca una inflexión (cambio) necesaria en el desarrollo de los acontecimientos.

Si aceptamos los anteriores conceptos, no hay duda de que  la “Ayuda Humanitaria” de una manera u otra, hágase o no efectiva, determinará  cambios sustanciales en nuestra sociedad y tendrá un impacto determinante en el régimen. Para defender esa afirmación, tratemos de analizar los escenarios posibles: 1) La ayuda humanitaria entra al país sin ningún tipo de problema  y pone en manos de Caritas, la Cruz Roja o Provea los aportado, para que hagan una distribución lo más adecuada posible; 2) El régimen impide el ingreso obstruyendo las carreteras por las cuales ingresarían los insumos, mediante la habilitación para ello del ejército y la guardia nacional; 3) Quienes pretenden ingresar la ayuda, tratan de entrar desconociendo las barreras y la presencia de los efectivos del ejército y la guardia; 4) Dada la situación anterior el ejército y la guardia no utilizan la fuerza, es decir no reaccionan agresivamente, y le dan paso a los portadores de la ayuda; 5) El ejército y la guardia utilizan la fuerza, incluyendo bombas lacrimógenas y armas de fuego para que los portadores de la ayuda no puedan entrar; 6) Ante esta última situación, del todo agresiva,  fuerzas provenientes de otros países se enfrentan al ejército y la guardia que entorpece el paso.

El primer escenario que sin   duda es el deseable, no será aceptado por el gobierno, por las razones que a continuación se exponen con relación al segundo escenario

Creemos que  el segundo escenario parece ser el más factible. Efectivamente, maduro ha sostenido que el país no es un mendigo y que el ingreso de la ayuda sería un ataque a la dignidad. Además, debe haber pensado que permitir el ingreso sería demostrar debilidad y eso acarrearía reacciones de rechazo en muchos sectores del chavismo y del ejército, dada la obcecación que se da en ellos. Muchos han afirmado que podrán aguantar hambre y  sufrir todo tipo de privación, pero no aceptarán que con la ayuda se atente contra la revolución, capacitada para autogestionar toda actividad social, máxime cuando es suficiente para vivir las cajas CLAP y los bonos que generosamente acuerda maduro a intervalos regulares. Y hasta mienten para justificar la negativa. Deisy Rodríguez llegó a afirmar que el gobierno da desayuno, almuerzo y merienda a 8 millones de escolares (¿…?). También y esto juega un papel determinante, aceptar ayuda extranjera es contradecir la actitud del comandante supremo que la rechazó cuando el deslave el Vargas. Por casualidad esas negaciones son las mismas que tuvo Putin cuando se hundió el submarino nuclear lanza misiles “Kursk”, con 118 tripulantes a bordo. El régimen ruso no tenía la tecnología para el rescate y varios países que si la poseían, la ofrecieron, pero fue depreciada. Cuando al fin cedió para que Noruega hiciera el rescate, ya toda la tripulación había muerto.

En este caso inevitablemente se producirían protestas en todo el país, pues muchos no aceptan que el régimen se pueda oponer a recibir algo que le es necesario a la población, incluyendo a los chavistas. Tal situación debilitaría la credibilidad que pueda tener maduro en cuanto a su cacareado talante democrático.

En el tercer caso el ingreso se trata de hacer a la fuerza y creemos que con el apoyo de todas las poblaciones cercanas a los puntos de ingreso.

En el cuarto caso, aun cuando suceda lo anterior, no habría problema para el ingreso dado que no habría entorpecimiento por parte de los uniformados, pero tal posibilidad parece  difícil por lo considerado  en  la segunda alternativa.

En el quinto caso las fuerzas armadas ante los que tratan de ingresar a la fuerza, los reprime con bombas lacrimógenas y nos imaginamos la posibilidad del uso del uso de armas de fuego. Tal situación incendiaría a Venezuela de extremo a extremo, precipitando nacionalmente reacciones impensables. Ojalá no se llegue a esa paranoia, pues resulta lo más indeseable.

En sexto lugar, y esto nadie lo desea, dada la situación anterior, la intervención de fuerzas extranjeras produciría inevitablemente encuentros dolorosos, pues habría un número considerable de muertos y se estaría produciendo algo que en general el pueblo venezolano no desea, pues tal tipo de apoyo se consideraría como una invasión, lo que tendría repercusiones mundiales. Y es que tal actitud ya no es posible en nuestro mundo globalizado. Por otra parte, caben dos preguntas ¿Se trataría de una invasión del todo honesta, en especial si es de los E.E.U.U, para que los venezolanos y solo nosotros arreglemos nuestros problema? ¿O habrá una especie de cobro relacionado con problemas de explotación de recursos minerales e imposiciones organizativas?

Solo queda esperar, teniendo en cuenta las posibilidades anotadas y prepararnos mentalmente para el que en definitiva sea el procedimiento que se pondrá en marcha.