Tu Tierra Verde: La Laguna de Urao un monumento natural patrimonio de los merideños

La Laguna de Urao ubicada en Lagunillas municipio Sucre del estado Mérida, fue declarada monumento natural el 18 de junio de 1979 a través del decreto nº 172 con el ánimo de preservarla y además conservarla como espacio socio cultural e histórico e icono sin igual de la zona de los quimpúes, pues según los historiadores  desde la época de la colonia sus ancestros hubieron de construirlos como una manera de asegurarse el vital liquido para la subsistencia y regadíos de sus sembradíos, de allí, que tal vez el nombre de Lagunillas, a la que los indígenas llamaron JAMUEN, derive de la necesidad que tuvieron sus habitantes de construir y acopiar agua en estanques o lagunas artificiales.

La Laguna de Urao, fue y continúa siendo por la cantidad de  etnias descendientes de los originarios  que viven en la zona, centro de gran arraigo cultural, que con sus creencias y leyendas constituyen un  legado de preciado valor antropológico que permanecen formando parte del acervo cultural y folklórico, de allí  que muchos de sus ritos y tradiciones sean para venerar toda fuente de agua y su laguna Yoama; como expresión cultural de su gente, la laguna de Urao, contiene entre sus entrañas un componente químico como lo es el sesquicarbonato de sodio (NaHCO3.Na2CO3.2H2O), elemento que fue durante un largo tiempo, base para la elaboración del chimó, el cual es una especie de pasta “ del tabaco mermado al fuego hasta reducirlo a una jalea muy gruesa, obtenían el MO, que mezclado con el urao obtenían el chimó”.(Picón Lares, citado por Julio Villamizar).

Desde el punto de vista geomorfológico, La Laguna de Urao se ha originado por procesos de fallamientos recientes, originada por expresiones morfológicas, siendo una “evidencia de los efectos neotectonicos”, que inicialmente tenía una medida de 1400 varas de largo (1170,27 mts) por 250 de ancho (208,97mt) y seis pies de profundidad, actualmente sus dimensiones se han visto reducidas,  pero que si embargo hoy gracias a sus habitantes es conservada como un lugar privilegiado de gran esparcimiento natural.

En la actualidad los niveles de agua en este lugar han disminuido considerablemente por ello organizaciones sin fines de lucro de carácter ambiental han creado campañas para rescatar la Laguna de Urao.