Una persona muerta y un herido deja enfrentamientos en bomba de gasolina en Mérida

Una persona muerta por arma de fuego y otra herida de consideración es el saldo registrado la noche de este sábado en la estación de servicio Los Llanitos de Tabay, ubicada en el sector que lleva el mismo nombre del municipio Santos Marquina del estado Mérida.

Según las primeras informaciones el occiso fue identificado como Wildemar Paredes Moreno de 32 años quien habitaba en el sector La Calavera y fue herido por arma de fuego a nivel de tórax  y que fue llevado al ambulatorio de Tabay donde ingreso sin signos vitales. De la misma manera otro ciudadano fue herido en la cara y llevado a la sala de emergencias del Iahula donde ha sido estabilizado por los médicos de guardia.

Varias versiones se conocieron sobre los hechos pero la que más toma fuerza  es la que se había registrado una acalorada discusión entre las personas que llevan días haciendo cola para cargar combustible y funcionarios de la PNB que llegaron en una unidad a recargar gasolina cuando dicha estación de servicio estaba cerrada  lo que trajo como consecuencia un  enfrentamiento verbal donde uno de los funcionarios policiales acciono su arma de reglamente hiriendo de muerte a Wildemar Paredes.

Las centenares de personas que estaban en la cola y vecinos al enterarse la muerte de este poblados reaccionaron contra los funcionarios policiales y la estación de gasolina lo que obligó en horas de la noche la intervención de funcionarios de la GNB que fueron enviados al sitio para tratar de restablecer el orden público.

Cerca de la medianoche la situación en la población de Los Llanitos de Tabay era muy tensa, mientras que comisiones de los distintos cuerpos de seguridad se apersonaron para iniciar las investigaciones.

Es importante destacar que en toda la entidad merideña el clima de agresión y peleas que se han registrado en varias estaciones de combustible se han venido incrementando, más aún, con las constantes denuncias de bachaqueo y abuso por parte de quienes tienen la responsabilidad de garantizar el orden en las mismas.

Foto referencial