A media semana: Así trabajan en la caída de Juan Guaidó

Se desarrolla el mismo “libreto” que precedió la caída de PPK en Perú, de Rajoy en España, de Martinelli en Panamá y Granger en Guyana.
 
El régimen chavista/madurista ataca a Juan Guaidó, como es de esperarse en este conflicto. Un sector de la oposición, enmascara sus ataques, con la “crítica”, desde aparatos mediáticos digitales. El sector político denominado “la mesita”, también ha entrado en la batalla. 
 
El presidente de la Asamblea Nacional, hizo un anuncio sobre presuntos actos de corrupción de un grupo de diputados de la Comisión de Contraloría. El diputado José Guerra había expresado semanas atrás que había una operación “maletinazo verde”, de supuestos pagos a los diputados incursos en el hecho.
 
Diputados de VP, PJ, UNT, Cambiemos y del Bloque 16J, son señalados de firmar cartas de buena conducta a una empresa ligada con Alex Saab, además de participar en un viaje a Europa, supuestamente pagado por el empresario colombiano, incurso en corrupción con la importación de alimentos para el CLAP en Venezuela.
 
Esas cartas servían para proteger de sanciones de EEUU, a la empresa de Carlos Lizcano, un testaferro de Saab.
 
El diputado José Brito no se hizo esperar, el lunes al mediodía dio una rueda de prensa y explicó que todo es producto de una rebelión de 70 diputados que cuestionan a la directiva de la AN en el manejo de recursos. Brito se apoyó en las denuncias del sector del Bloque 16J, que responden a las líneas del Grupo IDEA y de PanamPost, respecto al “cucutazo”, un caso del cual las autoridades colombianas no han dado resultado.
 
Brito también tomó denuncias de voceros del régimen, con la empresa Monomeros, una filial de Pdvsa en Colombia, ahora bajo control de la AN, tal como Citgo. Luego dijo que no apoyará la reelección de Guaidó como presidente de la AN, el próximo 5 de enero.
 
La trama rusa
No es extraño lo que sucede, al contrario había tardado todo esto. La caída de PPK en Perú, de Martinelli en Panamá, de Rajoy en España, de Granger en Guyana, todos presidentes de línea occidental, tuvo como base la filtración de supuestas pruebas de corrupción, que llevaron a los tribunales.
 
La inteligencia rusa trabaja arduamente en América Latina, el uso de la tecnología y la captura de datos es esencial en esto. Se puede decir prácticamente que donde hay foco del interés ruso, hay actividad cibernética en la recopilación de información.
 
Los diputados señalados por Guaidó, van de frente. Con una labor de inteligencia, compendio de datos, fotografías y hasta videos, enfrentarán a quien dirige lo que denomina el sector político mayoritario, es el “gobierno interino”. El diputado José Brito fue claro al decir que se abstendrá en la próxima elección de la directiva de la AN.
 
Esperando en boca de caño
En medio de este caos el sector plutócrata o reaccionario, que ha mantenido “críticas” contra Juan Guaidó, desde el Grupo IDEA y Panampost, aprovecha las circunstancias para desatar campañas y sumarse, calculando que la caída de Juan Guaidó abriría las puertas a que su candidata, María Corina Machado, asuma las riendas o el control de la lucha opositora. 
 
Sin acuerdos por el CNE
El giro que todo esto ha dado tiene su origen en la falta de acuerdos para designar al nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE). Hay que recordar que en negociaciones directas entre el madurismo y Washington, se logró que los diputados del PSUV volvieran a la AN. 
 
Estaba previsto que el sector radical del chavismo, que encabeza Diosdado Cabello, iría sólo con la propuesta de elecciones parlamentarias y si no es así, harían todo para evitar un acuerdo, como está ocurriendo. La propuesta opositora es la de elecciones presidenciales y parlamentarias, aunque haya faltado habilidad política para conducir el debate en ese sentido.
@alexvallenilla