A media semana: Revolución 4.0 aplastará a falsos capitalistas y socialistas

Alex Vallenilla

Por: Alex Vallenilla…

Hay un debate estéril, prácticamente decimonónico entre facciones opositoras, que se han vuelto anacrónicas, se han desfasado. Los “millenials” no comprenden, no asimilan el mensaje del falso debate que plantea el exilio en Miami, de la supuesta lucha entre “capitalistas” y “socialistas” en Venezuela.

Los grupos económicos que se enriquecieron desde la “Venezuela Saudita”, cuando los Doce Apóstoles de CAP, allí se incluye a Diego Arria, aseguran que son “liberales”, que creen en el “libre mercado”, cuando sus gigantescas fortunas fueron producto de la renta petrolera.

Ellos no hicieron fortunas porque hayan hecho algún invento, porque hayan construido empresas exitosas o porque fabriquen nada. Todo lo lograron medrando el presupuesto estatal venezolano, sostenido con la renta petrolera.

En la historia venezolana nadie debe dejar por fuera, como Pedro Tinoco, siendo el presidente del BCV en aquellas épocas, ayudó a construir imperios, así como lo hacía desde la Tesorería, Alejandro Andrade con el chavismo. Así comenzó la desgracia venezolana.

El discurso “capitalista” o de “libre mercado” es falso, una coartada, esgrimida contra los partidos políticos, a los que señalan de “socialistas”, a todos. Ninguno de esos ex contratistas de cada gobierno de turno, hizo fortuna en un “libre mercado”. Todos se enriquecieron bajo la sombra del Estado venezolano, rico en petróleo, el cual estaba bajo el control de familias poderosas que por cierto Hugo Chávez hizo huir de Venezuela, después que lo llevaron al poder.

Pero el mal llamado “socialismo”, tampoco es tal. Los gobiernos de turno no han sido funcionales, menos productivos, también ha sido posible el supuesto “socialismo” venezolano, gracias a la renta petrolera. Sin los ingresos de 300 millones de dólares diarios, Chávez no hubiese pervertido a la sociedad venezolana, a América Latina y al Caribe, como lo hizo.

La “blockchain” te hará libre

El mundo está cambiando. La tecnología “blockchain” es una invención que muy pocos todavía pueden percibir de qué se trata, los efectos que tiene, el potencial de demoler sistemas completos, derrumbarlos y hacer que surjan nuevos modelos, no vistos, ni siquiera pensados por filósofos, estadistas o visionarios. La inteligencia artificial, también lleva ese rumbo.

Hay una revolución silenciosa en el mundo, está latente. Los banqueros centrales ven con mucho miedo como el poder que todavía tienen, será esfumado y con todos ellos, el resto de los sistemas.

Por citar un ejemplo, en Venezuela no habrá gobierno “socialista”, que pueda imponerle a los venezolanos un control de cambios más nunca, si lo intentan, la población que ha migrado a la “blockchain”, seguirá siendo libre y el Estado quedará atrapado con su dinero fiduciario, colapsando, atascándose y produciendo un caos, como el que atraviesa el actual régimen chavista/madurista, que en el fondo es fascista.

Pero no pueden creer los que levantan las banderas del capitalismo o liberalismo que ellos podrán, ahora como una coartada, en el fondo. Los empresarios venezolanos en su gran mayoría, anhelan el proteccionismo estatal y tener amigos en el gobierno.

Los falsos “liberales”

El “libre mercado” no tiene nada que ver con banqueros que crecieron gracias a los fondos estatales, ni con contratistas, dueños de medios para “matraquear” a gobernadores y alcaldes. Tampoco con manipuladores de valores, de fondos gubernamentales, que se convierten en estafas a la sociedad, la cual paga con inflación.

El uso falso del concepto de “libre mercado”, es un mal que ha destruido también la economía venezolana. La grave crisis que atraviesa la sociedad venezolana, será la base de su aprendizaje, de manera dura y cruel, los ciudadanos comprenden que son estafados por supuestos “socialistas” que terminan convertidos en grandes oligarcas y por falsos evangelistas del “libre mercado”, que saquean también los fondos públicos. Así ha sido desde los años 70’.

La “blockchain” permite transparencia, confianza y fidelidad. La “blockchain” permite “libre mercado” de verdad, real y ayuda a que la corrupción de falsos “socialistas” y “capitalistas”, se atenúen o disminuyan, aumentando los beneficios de las masas, del colectivo.

Actualmente es estúpido, anacrónico y fuera de lugar, seguir ese supuesto “debate” que proponen los sectores que se enriquecieron en Venezuela, antes de la llegada de Chávez y con Chávez en el poder. Ambas posturas quedarán hundidas en el fango del olvido. Fracasarán, todos por las mismas razones, por reaccionarios e ineficientes, nunca construyeron fortunas con trabajo.

Tampoco trabajaron para construir un país para la sociedad, sino para forjar fortunas mal habidas. Muchos las han perdido, las tienen congeladas por sanciones, otros, ven como la recesión global va devorando los capitales que lograron juntar, desde Tinoco hasta nuestros días, en un mundo en que el dinero fiduciario será historia, junto con la academia de economía.

La sociedad venezolana no escapará a los cambios que la “blockchain”, un invento comparable hoy a la imprenta en épocas medievales, obligará en el mundo entero.