Buenas prácticas: La responsabilidad ciudadana en el cumplimiento de los deberes sociales

La exigibilidad de los derechos por parte de la ciudadanía implica la corresponsabilidad en cuanto al cumplimiento de los deberes, así como la activación de mecanismos de contraloría, monitoreo, evaluación y la participación activa en todas las etapas del proceso de la elaboración y ejecución de las políticas públicas.

Es primordial saber que en Venezuela contamos con una Ley contra la Corrupción y es importante conocerla y manejarla para promover la prevención, sensibilización y también la denuncia en este tema.

La corrupción es ese abuso del poder delegado o encomendado para fines particulares y la sociedad civil tiene un papel fundamental en la lucha contra este flagelo.

Por tanto, es necesaria la efectiva acción ciudadana, con la incidencia pública generando estrategias que incluyan la activación de mecanismos jurídicos, acompañados de movilizaciones y visibilización en medios de comunicación.

La participación nos da la oportunidad de ejercer acciones para la prevención y corrección de comportamientos, actitudes y acciones que sean contrarios a los intereses sociales y a la ética en el desempeño de las funciones públicas en detrimento del ejercicio de los derechos. Por tanto, la sociedad civil como actor clave en las políticas anticorrupción puede ejercer acciones como innovar en las estrategias y actividades de incidencia. Utilizar los mecanismos judiciales y extrajudiciales, nacionales e internacionales, para ejercer su derecho a opinar y alzar la voz frente a la justicia y la impunidad. Fortalecer el tejido social y trabajo colaborativo con otros actores relevantes.

Hay un amplio abanico de estrategias que la ciudadanía puede emplear para coadyuvar en la prevención, investigación y presión para la aplicación de sanciones a los hechos de corrupción.

Redacción C.C.

28-11-2023