jueves, junio 13, 2024

CU-ULA suspende evaluaciones debido a la situación irregular que existe en la universidad

La Secretaría de la Universidad de Los Andes, en aras de proteger a los estudiantes de la universidad que se encuentran en estos momentos en una situación difícil, ante el paro indefinido generado en la institución por la asignación de un presupuesto insuficiente e injusto para las universidades y que ha derivado en que los ambientes de trabajo se vayan deteriorando en el tiempo así como por los bajos sueldos que perciben todos los miembros de la comunidad universitaria, ha decidido tomar unas medidas para su resguardo.

Como se sabe, muchos de los estudiantes de la ULA son de sitios distantes y no pueden mantenerse en la ciudad de Mérida cuando no existen clases normales, pues ello implica una erogación para sus padres pero además en situaciones como éstas a veces se genera la incertidumbre sobre qué profesores van a acatar el paro y cuáles no, qué profesores van hacer exámenes y cuáles no lo van hacer, por lo que frente a esta situación, y para no menoscabar los derechos de los estudiantes, el Secretario de la ULA, José María Andérez, solicitó al Consejo Universitario (CU), realizado este lunes 10 de junio, que  no se tome en cuenta la asistencia (como se sabe, en uno de los artículos de la Ley de Universidades se exige el 75 por ciento de la asistencia para poder aprobar la asignatura) y sobre todo que no hayan evaluaciones, esta solicitud fue aprobada.

“Es imposible que en una situación como ésta donde los ojos de los estudiantes, están puestos en la defensa de su universidad, puedan concentrarse y permanecer en Mérida para que las evaluaciones salgan con normalidad. Esto se aprobó y quedó exceptuado lo que tiene que ver con las tesis de grado, las pasantías y aquellos casos especiales que los Consejos de Facultad pudieran a su vez determinar y enviar al CU”, resaltó el profesor Andérez.

En otro orden de ideas, el profesor Andérez hizo un reconocimiento importante al grupo de estudiantes que en las ciudades de Mérida y Trujillo, están sacrificando su salud, mediante una huelga de hambre emprendida para solicitar un presupuesto justo que permita dignificar el día a día de los universitarios así como el desarrollo de la docencia, la investigación y la extensión, sin tener que pasar por las penurias a las que han estado sometidos en los últimos años.

“No solamente se está peleando por los sueldos y salarios, esa es una parte de la pelea, estamos peleando por mantener la universidad libre, autónoma, democrática y popular, abierta a todas las corrientes del pensamiento, un sitio para el encuentro, para la discusión de ideas y confrontación en los términos universitarios que tienen que darse para todas las ideas a nivel nacional e internacional. Queremos una universidad al servicio de un país y no de un gobierno, que cumpla con su función de ser un faro en el que la sociedad se mira y sea referencia en el pensamiento social del país para que siga orientando con las políticas que debe tomar el Estado y que beneficie a la sociedad”, manifestó el profesor Andérez.

El apoyo dado desde la Secretaría de la ULA, ha sido solidario siempre que sea utilizando un método pacífico y dentro de la Constitución Nacional, además que permita desterrar la violencia de estas luchas, ya que eso la desvirtúa, es por esto que el profesor Andérez reconoció y agradeció a los estudiantes y a la profesora Lilian Rosales, quien abandonó ya la huelga por cuestiones de salud, por su desprendimiento para luchar por causas justa y dijo que medidas como éstas deben contar siempre con el apoyo de todos los universitarios.

Golfredo Lobo / Prensa ULA / CNP 14.293