Derrotas sin ganadores

Por: Luis Ugalde…

“La humanidad es el Partido. Los otros están fuera, son insignificantes”

“Lo que el Partido sostiene que es verdad, es efectivamente verdad”

(George Orwell 1984)

Antes de mencionar las derrotas quiero compartir una gran alegría con el centenar de secuestrados por el régimen que han sido liberados. Se han incorporado a la vida semi-libre sin olvidarse de sus compañeros de cárcel y persecución, sin ocultar sus torturas y maltratos. No olvidemos que el régimen retiene 300 presos políticos y a todos los militares. ¿Por qué soltó a unos y a la mayoría no? La respuesta nos la da Orwell: el criminal es inocente y el inocente criminal si así lo decide el dictador a su conveniencia; no liberta porque le pida un opositor o el canciller turco. Se libera o apresa sin necesidad de pruebas, ni de tribunales.

Cuatro derrotas sin ganadores: El 6D serán derrotados los que ponen su esperanza en la abstención-denuncia, y también los que esperan triunfar con el voto de la mayoría que quiere salir de este infierno. A esa división juega el régimen desde el principio. Pero mayor será la derrota del régimen que totalitariamente impuso el CNE, secuestró y suplantó a los partidos opositores y persiguió a sus posibles candidatos. De aquí a diciembre se agravará el dramático y desesperante aumento del hambre y penurias de todos los súbditos o sometidos y el régimen “ganador” se encontrará sin respuestas ni recursos. En enero el régimen se encontrará con que la AN que quiere conquistar ya estaba vacía, pues con el TSJ y la ilegítima Asamblea Constituyente anularon desde el comienzo todas sus decisiones. Quedará en evidencia que el desastre nacional está encerrado en ese puño cubano que aferra los impotentes poderes Judicial, Legislativo, Electoral, Ejecutivo y Militar. Todos juntos no son capaces de devolver a Venezuela la comida, el bolívar, el petróleo, la gasolina, la educación, la salud, empresas y trabajo, ni la libertad y la dignidad y la democracia… que secuestraron. En enero todo estará peor, luego del “triunfo” del 6D.

El cuarto gran derrotado (además de los “votacionistas”, de los abstencionistas opositores y de los perpetuadores del régimen) será el pueblo sufriente de Venezuela, que en enero tendrá menos vida, comida, libertad y esperanza que ahora. No habrá triunfadores.

Sin turismo acompañante. En cuanto a los observadores internacionales, medio invitados a última hora y sin tiempo, no es necesario que vengan, ni se molesten la ONU, OEA y la UE. Estos no son los mejores tiempos para hacer turismo de “acompañamiento” en Venezuela y ya saben lo que ocurrirá el 6D: Desde ahora tienen la certificación pública de que el régimen ilegalizó, persiguió y compró diputados, secuestró partidos y los regaló a sus amigos, puso en el CNE a sus servidores…. No hace falta enviar testigos para enterarse de que las parlamentarias transcurrirán en condiciones electorales que ninguno de sus países (salvo Turquía) las aceptaría como democráticas.

Sin complicidad con el régimen inmoral. El 6D algunos obispos votarán y otros más se abstendrán; lo mismo haremos los demás venezolanos, cada uno de acuerdo a su conciencia. Pero no hay duda de que la Conferencia Episcopal Venezolana en pleno, de manera sostenida y coherente ha denunciado al régimen como inmoral y anticonstitucional, y ha exigido la necesidad de cambio con elecciones presidenciales y parlamentarias, libres y justas. Solo algunos desequilibrados afirman lo contrario.

Divergencias razonables y agresiones destructivas. El régimen para acabar con la legitimidad de sus opositores en la AN y con el reconocimiento -dentro y fuera del país- de su Presidente Guaidó ha usado todo su poder dictatorial en la organización de estas parlamentarias a su medida, con apoyos de pequeños y variopintos opositores a su medida. Le urge el reconocimiento internacional.

Ahora celebra que liderazgos opositores no vendidos, pero con críticas, estrategias distintas y legítimas aspiraciones políticas, proclaman en son de guerra rupturas públicas contra el “Pacto Unitario”, con visible deseo del fracaso de los partidos y movimientos con Guaidó. Lamentablemente aun las críticas más razonables han surgido (y se han desatado) cargadas de insultos, descalificaciones y agresiones.

Aplazamiento, Elecciones Presidenciales y Apoyo Internacional. Maduro está impaciente por salir de Guaidó. Llueve o truene. En contraste, Venezuela necesita cambio profundo con decidido apoyo internacional. Aunque relampaguee. El entendimiento con Europa (y con el conjunto de las democracias) no pasa por Turquía; es más directo y hace un mes el régimen lo despreció.

Ya no hay tiempo antes de diciembre para establecer las condiciones y garantías imprescindibles en una elección democrática, y la pandemia todavía en auge es un obstáculo grave para la movilización electoral. Lo sensato y constructivo son elecciones presidenciales y parlamentarias en 2021.

Necesitamos que las sanciones internacionales que afectan al país entero (no los castigos a los delincuentes del poder) cesen y cambien por un apoyo decidido a la reconstrucción, que solo será posible con amplia unidad y negociación política nacional. Sin ese apoyo internacional y unidad continuará creciendo la miseria y avanzando la muerte.

Caracas, 12 de septiembre de 2020