El Big Ben Deportivo: ♪Reloj no marques las horas ♫… tic-tac tic-tac

Por: Andrés E. Mora M…

“Hace exactamente 20 años la noticia nos sorprendió a todos, fanáticos y no fanáticos del beisbol nos enteramos por todos los medios de que «El Gran Gato» había sido diagnosticado de cáncer”, escucha con atención Incredulina la lectura que hace su marido, nuestro buen amigo Ingenuo Sinduda, de las primeras líneas del estupendo artículo “Andrés Galarraga, beisbol, puro beisbol” publicado el 17F, hace apenas un puñado de días atrás, en Prodavinci – el prestigioso portal de análisis venezolano – bajo la autoría de la fina pluma de la extraordinaria y reconocida periodista Mari Montes.

“Recuerdo que el impacto en la población fue enorme. De hecho, los venezolanos pasamos semanas de desasosiego, ansiedad, angustia y preocupación por la salud de quien, para entonces, era la figura descollante del deporte venezolano. Pero no solo por ser una súper-estrella sino, esencialmente, por el don de gente, carisma, humildad y sencillez de Andrés Galarraga. De tal manera que el recio toletero – cuyos 399 jonrones fue marca en la MLB para un venezolano, hasta que Miguel Cabrera la superara en 2015 – se había convertido en uno de los peloteros más queridos por toda la afición ¡Hasta los magallaneros lo querían a pesar de haber sido su verdugo en las postrimerías de los 80’s!”, hace referencia la siempre acuciosa Sra. Sinduda, seguidora fiel de @porlagoma, a la era dorada del glorioso equipo melenudo. Década en que ganó cinco títulos y en donde el aporte de Andrés fue fundamental para las coronas de las temporadas 1986-87 y 1987-88.

“El «Big Cat» con un oportuno y eficaz tratamiento que combinó quimioterapia con inmunoterapia, junto a su actitud siempre positiva y fe inquebrantable, logró en meses vencer el «linfoma No Hodgkin primario en hueso» localizado en su tercera vértebra lumbar para reaparecer en grande con los Bravos de Atlanta en el 2000, y llevarse el premio «Regreso del año» por segunda ocasión en su carrera”, apunta el caraqueño.

“Pensándolo bien, febrero tiene décadas siendo un mes de trágicas noticias para el país”, reflexiona el profesor jubilado de la ULA a propósito de lo acontecido con Galarraga. “Ejemplos hay muchos. «El Caracazo», el 27 y 28F de 1982. La sangrienta intentona de Chávez el 4F de 1992. El 2F de 1999, fecha en que ascendió al poder «el golpista», padre de la desgracia que padecemos actualmente. El 5F de 2003, día en que se implementó el nefasto control de cambio. A partir de entonces han transcurrido16 años de grotesco chantaje político, fuga de capitales, cierre de empresas, caída de la producción, devaluaciones, hiperinflación y ¡corrupción, corrupción y más corrupción! Está prohibido olvidar – sobre todo en estas condiciones de «Emergencia Humanitaria Compleja» en la que se encuentra sumida Venezuela – que entre 2007 y 2011 más de 1.7 millones de toneladas métricas de alimentos se pudrieron y alrededor de nueve mil millones de dólares fueron malversados. Monto superior a los US$ 8.341 millones que en reservas internacionales posee nuestra nación para el día de hoy, jueves 21F”, señala con una mezcla de pesar y rabia el catedrático al recordar el caso «Pudreval», uno de los innumerables hechos de corrupción ocurridos durante el «Socialismo del siglo XXI», al momento que recibe una llamada vía Whatsapp.       

“¡Quiubo, hermano!”, se escucha la voz inconfundible de Pedro Pablo Montoya, el «ppm», el cucuteño amigo y colega del venezolano.

“¡Buenas noches, mi querido y apreciado Montoya! ¿Cómo está todo por allá?”, pregunta el criollo.

“Vea, Ingenuo. Todo va de los más «bacano»”, responde el «ppm». “Mire usted. Desde ayer un grupo importante de colegas y estudiantes de la UIS nos encontramos apostados en el «Puente Internacional las Tienditas» ayudando a ultimar detalles para el concierto de mañana y prestos para, cuando lo indique su Presidente (E), ayudar a darle entrada a la ayuda humanitaria a Venezuela”, agrega el nortesantandereano. “¡Ese «man» es un «berraco»!”, dice Montoya refiriéndose a Guaidó.

“La testarudez del usurpador, y su camarilla, ha conllevado a su aislamiento. ¡Nicolás está más solo que la una!”, exclama un convencido Sinduda. “A diferencia del «Venezuela Aid Live», en donde los 32 cupos disponibles para los artistas invitados se agotaron casi de inmediato, dejando por fuera, inclusive, a icónicas figuras como Franco de Vita, el «Hands off Venezuela», el concierto anunciado por Jorgito, se ha ido desinflando. El merenguero Omar Enrique dijo no, al igual que Servando y Florentino. Cesar Pérez Rossi, fungiendo como vocero de «Serenata Guayanesa», fue aun más contundente al señalar que los miembros de la agrupación colaborarán con la distribución de los alimentos y medicinas que lleguen por la ayuda humanitaria gestionada por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, a través de los voluntariados de la Cruz Roja”, comenta el de Caracas.

“¡Uich! Es que más del 90% de los venezolanos está «mamado» de los abusos de Maduro y eso, por supuesto, incluye antiguos aliados, tanto civiles como militares”, opina el «ppm». “¿Será que en la tarima revolucionaria quedará bailando solo el paisano?”, pregunta el de Cúcuta. 

“Yo creo que Nicolás, en el lugar donde se encuentre, debe estar escuchando a Lucho Gatica”, opina Sinduda para de inmediato comenzar a cantar

 ♫ Reloj no marques las horas

Porque voy a enloquecer… ♪

tic-tac, tic-tac

“Febrero está a punto de reivindicarse. Estamos a horas del inicio de la extirpación del carcinoma sociopolítico-económico conocido como «Socialismo del siglo XXI»”, pronostica Incredulina justo antes que se perdiera la conectividad.

 (٭) Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo      

      aemora@gmail.com, @amoramarquez