El Big Ben Deportivo: Covid-19 pierde pulseada con Tokio 2020…

Por Andrés E. Mora M…

La Covid-19 continúa causando estragos y los Juegos Olímpicos, esa maravillosa iniciativa en la que cada cuatro años la humanidad es hermanada por el deporte, se cuenta entre sus víctimas. Primero el año pasado, cuando fueron aplazados, y ahora en el 2021 con la agobiante incertidumbre de los últimos días. Sin embargo, al momento de enviar esta columna para su publicación, diez horas antes de la «Opening Ceremony», las dudas quedaban disipadas: ¡Habemus Inauguración! La Covid-19 pierde la pulseada con Tokio 2020. Démosle un vistazo, entonces, a las horas de ansiedad recién vividas.

Apenas era un puñado de minutos después de las 8:00 de la mañana del martes 20/07, a tan solo 72 horas de la ceremonia inaugural de Tokio 2020, a poco menos de 24 del «kickoff» del encuentro Gran Bretaña Vs Chile que iniciaría el torneo olímpico de fútbol femenino, el masculino arrancaría el 22, y a 12 del Australia-Japón en softball, desafío que le daría «luz verde» a las competiciones en la capital nipona, cuando nos sorprende, y estremece sobremanera, un «hilo» de @MariRiquelme – una de las tres cuentas preferidas de periodistas deportivos expertos en olimpismo que seguimos, las otras dos son @eumaresaa y @jjsayago – enviado desde el mismísimo lugar de los acontecimientos, y que a continuación transcribimos íntegro:

«#Tokyo2020 Toshiro Muto, director ejecutivo de los Juegos Olímpicos, acaba de decir en una rueda de prensa que no descarta ningún escenario en Japón: «se puede volver a aplazar o cancelar». Esto debido a que los casos de covid han aumentado y hoy se contabilizan 72 positivos. La burbuja no evitó que atletas, entrenadores, voluntarios y personal de los Juegos Olímpicos se contagiaran o llegaran con covid a Tokio. Thabiso Monyane y Kamohelo Mahlatsi, futbolistas sudafricanos, fueron de los primeros casos de covid dentro de la Villa Olímpica. Kara Eaker, suplente del equipo de gimnasia estadounidense también dio positivo. Fue aislada junto a su compañera de habitación, Leanne Wong. Simone Biles y las demás atletas dieron negativo. Se conoció que el equipo de gimnasia estadounidense llegó a Japón el 15/07 y desde entonces fueron divididas en dos grupos: principales y suplentes. Algunos expertos en el área de salud en Japón, han dicho que el sistema de burbuja está roto. El sábado pasado, en el distrito de Tokio, se dieron 1410 casos de covid. La cifra más alta desde hace 6 meses».

De inmediato, los portales de noticias se hicieron eco de lo expresado por Muto. Nuevos «nubarrones» cubrirían, una vez más, el enrarecido cielo de estos JJ.OO. Juegos que a causa de la pandemia afrontan pérdidas milmillonarias, la oposición de la vasta mayoría de la población y lo que será la soledad de sus tribunas. Afortunadamente, y para beneplácito del olimpismo mundial, el comité organizador ha contenido la última arremetida del indeseado invasor.

Entretanto, la «Peste» – esa otra plaga, la roja-rojita, la que mantiene azotada a Venezuela desde hace 22 años, de conocida alta letalidad e inmenso poder destructivo, potenciada aún más con la llegada del coronavirus, cuya propagación se ha visto ampliamente beneficiada por la falta de voluntad política de algunos importantes sectores dentro del enorme y variopinto conglomerado que se le opone, en donde nos encontramos más del 80% de los venezolanos, imposibilitando encontrar puntos de convergencia para exterminarla, anularla o, al menos, controlarla, plaga ésta que conoce de su vulnerabilidad una vez que ha sido descifrado, como es el caso, su ADN (Acción Delictual Notoria), lo que la ha conllevado a disfrazar su debilidad con más censura, atropellos y persecuciones, es decir, más violación de los derechos humanos – se prepara para, como hija pródiga que es de la revolución cubana, «ganar indulgencia con escapulario ajeno» con lo que los entendidos – y no nos referimos al COV y/o Ministerio del Deporte, entes cuyos desaciertos son, además de notorios, recurrentes – esperan que sea una actuación descollante de nuestra delegación en Tokio 2020.

En ese sentido, @eumaresaa informó el 20/07 – ¡Definitivamente, ese día ocurrió de todo en el ámbito del olimpismo! – que @GracenoteGold, compañía de datos y tecnología que pronostica para BBC Sports, acababa de publicar su medallero virtual, una proyección sustentada en modelos estadísticos basados en los resultados de Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales y Copas del Mundo, vaticinando para Venezuela una presea dorada, dos de bronce y cinco diplomas olímpicos, lo que, de concretarse, significaría la mejor actuación de nuestro país en Juegos Olímpicos.

De ahí que se hace imperioso señalar, antes que la hegemonía comunicacional haga de las suyas, que el éxito que se le augura a nuestra delegación es consecuencia, tanto del enorme talento de nuestros atletas como de los deseos de superación, esfuerzo y sacrificio hecho por cada uno de ellos, y no debido a una política de Estado, por demás inexistente, referente al deporte de alta competencia. Recordemos que la desidia del régimen por el olimpismo criollo es de tal magnitud que desde hace 7 años, aproximadamente, Venezuela no cuenta con una pista de atletismo en buenas condiciones. Que aquello de que “ya aprobé recursos para comenzar la planificación rumbo a Tokio 2020, incluidas becas en dólares” anunciado el 22/08/2016 por el ahora usurpador en el acto de bienvenida ofrecido a la delegación que participó en Río 2016, y en donde también anunció la entrega de una casa a cada deportista, terminó siendo pura habladuría, de acuerdo a lo expresado por los mismos atletas.

De hecho, la inexistencia de la mentada planificación quedó evidenciada con los más de 70 «forfeit» internacionales que sufrieron las delegaciones nacionales a lo largo del ciclo olímpico y por la falta de apoyo padecida por la gran mayoría de nuestros corajudos atletas. Los testimonios de Ahymara Espinoza, Paola Pérez, y del propio Rubén Limardo, entre otros, dan fe de ello.

Así pues, Tokio 2020 es el escenario de ensueño para que nuestros atletas olímpicos le ganen una pulseada a las mentiras de la «Peste»…

 

     Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo  

     aemora@gmail.com, @amoramarquez

     24-07-202