El Big Ben Deportivo: … Estas líneas son para “Vitico”

Por Andrés E. Mora M…

Pensábamos escribir sobre el debut, para nada auspicioso, de Elvis Amoroso como presidente del CNE – el cual nos hizo recordar su cuestionada actuación al frente de la Contraloría General de la República, dedicándose a inhabilitar opositores y no a combatir la corrupción, como quedó en evidencia con el desfalco de los 23 mil millones de dólares del caso PDVSA-Cripto ocurrido «en las narices» del despacho que dirigía –, al dar a conocer el boletín con los “resultados” del Referendo Consultivo la noche del domingo 3-D: “(…) al pueblo de Venezuela le informamos la abrumadora victoria del SÍ con una participación de 10.554.320 votos, cifra que aumentará con la prórroga que se otorgó, porque aún se encuentran mesas donde los venezolanos están ejerciendo su voto”.  

Anuncio que causó confusión, lo que lo llevó a tratar de «enmendar el capote» – ya no refiriéndose a votos sino a votantes, cifra que en vez de aumentar, “porque aún se encuentran mesas donde los venezolanos están ejerciendo su voto”, disminuyó – en su alocución del día siguiente: “(…) Tuvimos una participación importantísima de 10.431.907 venezolanos que participaron en este Referéndum Consultivo. Pero para que no quede duda y malas interpretaciones por ahí, como siempre ocurre, vamos a decir que tenemos 98,16% de la transmisión en estos momentos (…)”

Aclaratoria que nos dejó a todos los que aún vivimos en Venezuela – por cierto, el número de migrantes y refugiados venezolanos cerró el mes de noviembre en 7.722.579 personas, según la @Plataforma_R4V – la sensación de que David Copperfield, el afamado ilusionista que desapareció la Estatua de La Libertad con todos los neoyorquinos como testigos, había pasado por el país desapareciendo a los más de 10 millones de votantes ese día… Nadie los vio en «cola»… Nadie los vio votar…  

Sin embargo, el miércoles 6-D, en la tarde, evaluamos la posibilidad de escribir acerca del recrudecimiento de la represión en el país, al enterarnos que el fiscal general impuesto por la írrita e inconstitucional Constituyente “anunció la solicitud de órdenes de aprehensión contra 14 personas relacionadas con la conspiración nacional e internacional contra Venezuela y el Referéndum Consultivo por el Esequibo realizado el pasado 3 de diciembre”, informaba el portal de la Fiscalía.

“El Ministerio Público con motivo de los hallazgos ha solicitado las órdenes de aprehensión en relación con esta trama de financiamiento y conspiración relacionada a la ExxonMobil contra Venezuela para torpedear e intentar fracturar la lucha soberana de nuestro pueblo por el Esequibo”, habría indicado el susodicho, según la referida web.

Horas después, Roberto Abdul, presidente de Súmate; Henry Alviarez, coordinador de Organización Nacional de Vente; Claudia Macero, coordinadora de Comunicaciones Nacional de Vente; y Pedro Urruchurtu, coordinador de Asuntos Internacionales de Vente, todos habiendo participado en la exitosa Primaria del 22-O, eran detenidos como presuntos conspiradores que operaban desde Venezuela. Así pues, pasaron a engrosar la lista de presos políticos del autócrata.

No obstante, hubo otra noticia que, en definitiva, nos encaminó a escribir las líneas que leerán a continuación. La indignación que sentimos, primero por la bufonada del CNE y, luego, por la arremetida del régimen en contra de ciudadanos inocentes debido a sus vínculos con Maria Corina Machado, la candidata que por su arrase y empatía con los venezolanos de todas las clases sociales tiene en 3 y 2 a la oprobiosa pesadilla roja-rojita, fue sustituida por una profunda tristeza al enterarnos de la desaparición física de Vitico Davalillo, el hijo ilustre de Cabimas, nacido hacía 84 años.

Vitico fue todo un señor del béisbol. Leyenda de nuestra pelota. Ídolo de varias generaciones, incluyendo la nuestra, al jugar 30 temporadas de manera ininterrumpida en Venezuela, 20 con los Leones del Caracas y 10 con los Tigres de Aragua. Es el mayor hiteador en la historia de la LVBP, y de todo el Caribe, con 1.505 incogibles. Tiene el récord de más inatrapables en una campaña al conectar 100 en la 1979-80 con los Tigres. Obtuvo cuatro títulos de bateo, todos con los Leones, al promediar .400 en la temporada 1962-63; .351 en la 1962-64; .395 en la 1967-68 y .379 en la 1970-71. Tuvo un promedio vitalicio de .325 en las 30 temporadas regulares que jugó, de .302 en los 14 Round Robin en los que participó y de .315 en las 10 finales en las que vio acción.

Además, fue una especie de Shohei Ohtani en su tiempo. En la 61-62, con el Caracas dejó récord de 10-6 desde la lomita, ponchando a 128 en 117 entradas y, para rematar, bateó para .406 de average, recordaría Alfredo Villasmil Franceschi en su crónica publicada por el portal elemergente.com el 6-D.

Asimismo, su bate hizo estragos en la MLB. Conectó 1.122 hits, dejando un promedio de .279  en 16 temporadas. Su talento y habilidad con el madero llevó a Tom Lasorda a contratarlo, a la edad de 37 años, en el rol de bateador emergente para los Dodgers en 1977, icónicos son sus turnos en la Serie por el Campeonato de la Liga Nacional y en La Serie Mundial. En Los Ángeles estuvo tocando la bola, «dragandola», embasandose gracias a su maestría, pericia y destreza hasta 1980 con 40 años a cuestas.  

Y como fildeador fue excepcional también. Guante de Oro como CF de la Liga Americana en 1964 jugando para los Indios de Cleveland. Famosa es la foto de Amilcar Ruiz que capta el momento que Vitico le «decapita» un jonrón a Bob Darwin en el sexto juego de la final ante las Águilas para coronar a los Leones en la temporada 1972-73

“Vitico fue, sin temor a equivocarnos, un ejemplo de la Venezuela honesta, trabajadora, exitosa. Un referente del que todos queremos, del país que fuimos y del que estoy seguro, rescataremos y volveremos a ser”, posteo el historiador Javier González, @javiergon56, en X… ¡Más acertado, imposible!

      Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo      

      aemora@gmail.com, @amoramarquez

      09-12-2023