El Big Ben Deportivo: … Los tiene locos y reclutando “paquetes”

Por Andrés E. Mora M…

En boxeo se le denomina “paquete” a un pugilista que como contrincante – más allá de los imponderables que siempre pueden ocurrir sobre un cuadrilátero – no represente peligro alguno para el pupilo del “manejador boxístico” de turno, quien lo contrató, justamente, con la intención de que el suyo se luzca, ya sea noqueando rápidamente o, por lo menos, ganando de manera apabullante y contundente.

Así las cosas, el “paquete” puede tratarse tanto de un pugilista mediocre como de uno que se encuentre en el ocaso de su carrera. En el primer caso, lo oscuro o negativo de su “hoja de vida boxística” será «la tarjeta de presentación» de su carencia de técnica, o de sus dificultades en el manejo de los fundamentos básicos de este deporte, o de su escaso nivel físico, o ser la combinación de todas esas falencias o insuficiencias.

En todo caso, el fin último de la contratación de un “paquete” es, en el caso de promocionar una “nueva promesa”, “inflar” el récord de este para hacerlo más atractivo y tratar de posibilitar la disputa de una corona. En el caso de un campeón, extender su hegemonía. Ejemplos hay muchos. El siguiente es muy significativo, veamos.

Martín Vargas, boxeador considerado como uno de los mejores en la historia de Chile, disputó su primer título nacional contra un púgil que tenía una pelea en su registro y su primera defensa de título sudamericano fue ante un rival que tenía un anodino palmarés de tres peleas ganadas y trece perdidas, de acuerdo con la crónica “De “paquetes”, cinturones y demases” del periodista chileno Claudio Medrano, publicada en el portal boxeadores.cl en abril de 2018.

No obstante el “paquete” no solamente permite el ascenso de las “incipientes estrellas” del boxeo o la permanencia de púgiles en el tope de su división, como ya hemos visto. Han existido “paquetes” que hicieron carrera enfrentando y venciendo a otros “paquetes”, al extremo de llegar a ser campeones y creerse el cuento de su invencibilidad, hasta que subieron al ring ante un boxeador «con todas las de la ley» y recibieron, como era de esperarse, una zurra de «padre y señor mío».

Sobre este último tema se explayó el reconocido periodista argentino Carlos Irusta – reputada autoridad en el mundo del boxeo y quien este año cumple 56 en esas lides – en su artículo “Los grandes paquetes del boxeo”, publicado en el portal elgrafico.com.ar en 2019. La pluma ligera, entretenida y agradable del icónico paisano de Carlos Monzón describe el caso de un cuarteto de “paquetes” que lograron hacerse de un centro mundial y de otros que llegaron lejos en su carrera, aunque no se coronaron. Sólo nos referiremos aquí, por cuestiones de espacio, a los “paquetes” campeones mundiales.

El italiano Primo Carnera, peso pesado italiano de 2 metros de estatura, de fugaz reinado, perdió la corona al ser masacrado el 14-06-1934 por Max Baer, quien lo tumbo en once oportunidades, aunque el corajudo mediterráneo las once veces se levantó.

El nicaragüense Eddy Gazo, “quien le ganó a Miguel Angel Castellini en medio de los tiros que lanzaban al aire sus compañeros del ejército en la época de la tiranía de Somoza en Nicaragua”, reseña Irusta. Gazo se proclamaría campeón Super Welter de la AMB, el 05-03-1977, en la refriega llevada a cabo en el antiguo Estadio Nacional de Béisbol del país centroamericano que actualmente se encuentra bajo el yugo de la feroz dictadura Ortega-Murillo.

Vito Antuofermo, italoamericano, quien venció por decisión dividida al argentino Hugo Pastor Corro, el 30-06-1979, en Chapiteau de l’Espace Fontvieille, Fontvieille – Mónaco, logrando el campeonato mundial de los pesos medianos de la AMB y CMB.

Cerramos, con el estadounidense Bruce Seldon, “El Expreso de Atlantic City”, quien venció, el 19-08-1995, al indio Joe Hipp para titularse Campeón del Mundo del peso pesado de la AMB. Su primera defensa fue ante Mike Tyson “y apenas fue rozado por una mano fuerte se tiró, en medio de las burlas y las dudas. Un paquetón que ni siquiera mostró orgullo”, reseño Irusta.

“Una noche el “paquete” recibirá una paliza y entonces, con el dolor en el cuerpo que sólo pueden entender los boxeadores golpeados, sentirá de alguna manera que él no tuvo la culpa, que el único error que cometió fue, como diría Rafito Cedeño, haber creído en lo que leía en los diarios”, con tan lastimera frase el periodista argentino – nominado al Salón Internacional de la Fama del Boxeo, en Canastota, Nueva York – finaliza su interesante crónica.

Para evitar, precisamente, la felpa anunciada por todas las encuestadoras – excepto, la que ellos pagan, con la que engañan a los pocos incautos que todavía quedan en el país, aunque a lo interno del «cogollo de la peste» caso no le hacen – es que la AN roja-rojita decidió, el pasado lunes 5-F, ponerse en modo Bob Arum y su empresa promotora “Top Rank” u Óscar De la Hoya y su promotora “Golden Boy” – no nombramos a Don King, porque el polémico empresario boxístico se retiró el año pasado a los 90 años – y convertir al hemiciclo en «AN Promotions».

Así las cosas, «AN Promotions» ofreció para ayer viernes un “cronograma electoral” consensuado con algunos “paquetes”, y “managers de paquetes”, – Antonio Ecarri, José Brito, Claudio Fermín, Bernabé Gutiérrez, Gustavo Duque, Timoteo Zambrano, Javier Bertucci, Daniel Ceballo, Leocenis García, Luis Ratti y Juan Barreto – que se medirán ante el usurpador, en un «cuadrilátero electoral» hecho a la medida del nacido no se sabe dónde, este año… “Paquetes” que ni sparring son…

Y es que horas antes del conclave «paquetero», la realidad fue contundente. El 4-F, Dante Fontana, @DanteFontana3, posteó un video del usurpador saludado calles vacías, con la soledad como única acompañante. Falta de pueblo que contrasta con los multitudinarios actos de calle de María Corina, esta semana atacados por las huestes tarifadas del chavismo… Los tiene locos y reclutando “paquetes”…

Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo      

      aemora@gmail.com, @amoramarquez

      10-02-2024